shutterstock_578489077(FILEminimizer)

¿Debo darle a mi hijo un smartphone?

¿Has pensado en un smartphone como posible regalo de Navidad o de cumpleaños para tu hijo este año? Si es así, deberías considerar cuidadosamente esta decisión. Aunque tu hijo probablemente piense que es el mejor regalo que jamás haya recibido, es importante conocer los posibles beneficios y riesgos antes de comprarle su propio teléfono. En este artículo, aprenderás qué buscar, cómo determinar si tu hijo está listo para usar su propio teléfono móvil y cómo establecer expectativas razonables para ti y tu hijo una vez que tenga un teléfono móvil.

¿Debería tu hijo tener un teléfono inteligente?

Existen muchos beneficios y riesgos potenciales asociados con el uso de teléfonos inteligentes por parte de los niños. A continuación se detallan algunos de los pros y los contras clave que debes considerar con respecto a tu hijo y tu situación:

Ventajas de un teléfono móvil para tu hijo:

1. Los teléfonos móviles son prácticos

No hay duda, los smartphones nos hacen la vida mucho más fácil. Esto es especialmente cierto si tenemos una agenda ocupada o a menudo necesitamos ser flexibles cuando viajamos a la escuela u otras actividades. Cuando tu hijo tiene su propio teléfono móvil, es más fácil comunicarse y planificar de manera efectiva.

2. Los teléfonos móviles ofrecen contactos sociales

Nos guste o no, internet se ha convertido en un lugar importante para la interacción social para todas las edades. Desde las redes sociales hasta los juegos y los mensajes de texto, dependemos en gran medida de nuestros teléfonos para socializar y mantenernos en contacto con las personas que nos importan. Dentro y fuera de la escuela, los niños suelen utilizar sus teléfonos móviles por todas estas razones y más.

3. La tecnología es más importante que nunca en la escuela

Los ordenadores y los teléfonos móviles se han integrado en casi todos los aspectos de la educación de nuestros hijos, y hay muchas situaciones en las que tener acceso a su propio teléfono móvil para actividades de clase u otras actividades de aprendizaje realmente puede ayudar a tu hijo.

4. Los teléfonos inteligentes pueden mejorar la calidad de vida

Con las expectativas y la orientación adecuadas, los teléfonos inteligentes pueden ser una herramienta útil para tu hijo cuando quiere relajarse después de un largo día o descansar para ir a trabajar. Los teléfonos inteligentes brindan acceso a aplicaciones que pueden ayudar a reducir el estrés, desarrollar habilidades de afrontamiento y más.

Desventajas de un teléfono móvil para tu hijo:

1. Los teléfonos inteligentes pueden distraer

Ya sea en la escuela o en casa, el acceso a un teléfono inteligente es una gran distracción para la mayoría de los niños. Si un niño tiene dificultades para concentrar su tiempo y atención sin un teléfono inteligente, esto probablemente empeorará si tiene acceso a un teléfono inteligente.

2. Los teléfonos móviles dan acceso a contenidos inapropiados

No queremos que nuestros hijos estén expuestos a contenido inapropiado para su edad, incluida la pornografía , y desafortunadamente internet es un culpable común en este caso. Si les damos a los niños un teléfono inteligente, es posible que tengan demasiada libertad en lo que ven y hacen, y eso puede generar problemas y daños.

3. Mayor riesgo de ciberbullying u otros problemas sociales

Si bien los teléfonos móviles pueden permitir más contactos sociales, no todos son necesariamente positivos. Con los mensajes de texto y el acceso a internet, tu hijo corre un mayor riesgo de presenciar o ser víctima de acoso, especialmente si usa aplicaciones de redes sociales. También existe la posibilidad de que se produzcan otros comportamientos socialmente inapropiados, especialmente en niños que aún no han aprendido a gestionar su comunicación y sus relaciones de una manera más madura.

4. Tienes mucha responsabilidad

Los teléfonos móviles son caros, se pueden perder o dañar fácilmente y requieren un alto nivel de responsabilidad cuando se trata de un cuidado adecuado. Los niños en particular corren el riesgo de romper o perder sus teléfonos móviles, lo que puede resultar caro.

¿Está mi hijo realmente preparado para un teléfono móvil?

Aquí hay una lista de verificación simple para ayudarte a evaluar si tu hijo está listo para tener su propio teléfono inteligente:

  • ¿Tu hijo tiende a perder cosas? ¿Maneja sus cosas con cuidado?
  • ¿Tu hijo generalmente sigue las reglas y expectativas que estableces? ¿A menudo tiene faltas de respeto o no sigue las normas y reglamentos?
  • ¿Es tu hijo digno de confianza?
  • ¿Tu hijo hace cosas como tareas, quehaceres domésticos y otras tareas/responsabilidades correctamente?
  • ¿Tu hijo muestra un comportamiento inseguro o inapropiado en torno a medios electrónicos o digitales en el hogar, la escuela o con otras personas?
  • ¿Está preparado para establecer y hacer cumplir consistentemente expectativas y consecuencias por el comportamiento relacionado con el dispositivo?
  • ¿Está tu hijo dispuesto a firmar un contrato/acuerdo que describa las expectativas para el uso de dispositivos y medios digitales?
  • ¿Está dispuesto a utilizar controles parentales, monitorear periódicamente el uso que hace tu hijo de dispositivos y medios digitales y hablar con tu hijo sobre lo que ve y con quién se comunica?

Así el smartphone se convierte en un éxito para tu hijo

Si has decidido que tu hijo está listo para usar un teléfono móvil, ¡genial! El desafío ahora es trabajar juntos para garantizar que se eviten los obstáculos que ya hemos mencionado. Especialmente con los niños más pequeños, puede resultar muy útil sentarse juntos y crear un contrato o un conjunto de reglas para el uso de teléfonos inteligentes para que sepan exactamente cómo usar su nuevo dispositivo.

Reglas claras sobre límites de tiempo diarios, zonas libres de teléfonos móviles, consecuencias y más ayudarán a garantizar que tu hijo pueda aprovechar al máximo su teléfono móvil sin causar más problemas. Aquí hay algunas otras cosas específicas que debes planificar una vez que hayas envuelto ese regalo especial:

1. Establece expectativas claras

Siéntate con tu hijo desde el principio y habla sobre cómo utilizará su nuevo teléfono móvil. Al establecer reglas que tu hijo debe seguir, puedes estar seguro, especialmente al principio, de que has tomado la decisión correcta al permitirle usar un teléfono móvil. También le permite a tu hijo demostrar que es lo suficientemente responsable como para conservarlo. Asegúrate de que las reglas cubran todo, desde cuándo puede usar su teléfono móvil hasta dónde no puede usarlo.

2. Planifica la noche

No es ningún secreto que el tiempo frente a una pantalla tiene un impacto negativo significativo en el sueño. Para garantizar que tus hijos duerman lo suficiente por la noche y se desarrollen bien al día siguiente, es importante crear un plan sobre dónde deben estar sus dispositivos antes de acostarse. Una buena idea es una zona central, como un escritorio o mostrador donde se deben colocar todos los teléfonos móviles antes de acostarse. Los teléfonos inteligentes no deben estar en la habitación de los niños por la noche.

3. Supervisa el uso de su dispositivo

Una de las formas más fáciles y efectivas de evitar que tus hijos accedan a contenido inapropiado o usen demasiado su teléfono durante el día, es configurar una aplicación que te brinde cierto control sobre su dispositivo. Los expertos de OROC recomiendan utilizar una aplicación fácil de instalar que te permita controlar a qué pueden acceder tus hijos, cuándo, y que te permita actualizar rápidamente las restricciones para mayor flexibilidad en tu vida diaria.

Conclusiones resumidas para determinar si tu hijo/a está preparado o no para tener su propio smartphone

Por supuesto, hay una serie de factores que pueden influir en tu decisión. La edad, el sentido de responsabilidad, la madurez, la confiabilidad y más de tu hijo pueden ayudarte a decidir si tu hijo realmente debería tener acceso a un teléfono móvil todavía. Lo más importante es que tu hijo esté listo para un teléfono inteligente cuando te demuestre que es lo suficientemente maduro y responsable para manejar los riesgos y responsabilidades que conlleva.

En general, la mayoría de los niños menores de 13 años no son buenos candidatos para los teléfonos inteligentes. Sin embargo, hay situaciones en las que un niño mayor de 13 años no está preparado, o un niño más pequeño definitivamente lo está. Tener en cuenta las circunstancias de tu familia será de gran ayuda para tomar la mejor decisión para ti y tu hijo.

Recuerda: Sólo tú puedes determinar si tu hijo está listo para tener su propio teléfono móvil y cuándo. Si consideras todos los factores anteriores, incluida tu propia voluntad de brindarles a los niños el apoyo adicional que necesitan una vez que tengan un teléfono inteligente, puedes tomar una buena decisión.

Cuando tu hijo esté listo para un teléfono inteligente, puedes trabajar con él para desarrollar estrategias que le ayudarán a aprovechar al máximo su dispositivo sin demasiados problemas. Ningún niño es perfecto y puede llevar tiempo resolver algunos de los problemas que surgen. Al final, todos apreciarán la nueva independencia y las posibilidades que conlleva el uso responsable del teléfono inteligente.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CATEGORIAS

compartir

Más artículos que pueden gustarte

Estas son las razones por las que debes tener tu cocina limpia en todo momento.

Si, lo sabemos, quizá limpiar no sea algo que agrade a más de una persona por muchas razones: la falta de tiempo, la falta de ganas (la más común) el estrés tras encontrarnos un cúmulo impensable de artículos a limpiar ¡lo que sea! Y la buena noticia, es que realmente no es necesario limpiar a diario cada zona de nuestra casa (a no ser que seamos alérgicos, claro) Aun así por desgracia, en una cocina no podemos permitirnos el lujo de pensar así.