Pizarra, un ejemplo de innovación y constancia

España es conocida por muchas cosas. Turismo, gastronomía, deporte pero hay un sector del que somos dominadores en todo el mundo y que creo que merece también ser considerada. Es el sector de la pizarra. Un material que se ha convertido en los últimos años en un distintivo de excelencia de la marca España en el exterior. Y no es para menos, ya que es el país líder dentro del sector y la que más exporta al ámbito internacional.

La pizarra es un material que se utiliza en muchos recursos constructivos. Y se puede comprobar que tiene cada día más presencia fuera de nuestras fronteras, ya que aproximadamente un 90% se destina a exportaciones. Sin ir más lejos, en 2018 se exportaron desde España 453.075 toneladas a 52 países de los cinco continentes. Francia y el Reino Unido son los que más demandaron nuestra pizarra, concretamente 191.513 y 139.818 toneladas respectivamente, y también Alemania, país al que exportamos 59.904 toneladas. Unos datos que nos confirman en la Champions de la pizarra.

Y es que la pizarra es un material de un valor excepcional que surge de la propia naturaleza y cuenta con unas características técnicas inigualables. Pero no seremos nosotros los que hablemos de ello, nos ponemos en contacto con la empresa Ardoises Despagne. “La característica fundamental de la pizarra es la impermeabilidad. La pizarra tiene como característica esencial de asegurar una perfecta impermeabilidad del tejado, la pizarra protege de la lluvia, la nieve, el viento, etc”, aseguran desde este referente en el sector.

Y es que la pizarra es constante y inalterable en el tiempo y resiste perfectamente a la humedad, al viento, la nieve y a las contaminaciones atmosféricas. La utilización de la pizarra es sinónimo de longevidad y muchos edificios antiguos de calidad están cubiertos con este material.

Económica

La utilización de la pizarra como material de cubiertas es una elección mas económica de lo que pueda parecer a primera vista, si tenemos en cuenta la longevidad de la pizarra y el mantenimiento mínimo que necesita. La colocación de la pizarra en si es muy económica, puesto que necesita solamente un gancho o un clavo para colocarla, contrariamente a un producto artificial o de sustitución que necesita complementos especiales y costosos.

Ecológica

Y quizás, en los tiempos que corren, lo más importante es que estamos hablando de un material muy ecológico. La pizarra española es mucho más ecológico que otros materiales de construcción- ¿Por qué? Pues por su bajo impacto ambiental. Está comprobado que la pizarra genera menos dióxido de carbono y consume menos agua y energía en su proceso de producción. Esto representa un bajo gasto energético en comparación con otros materiales de cubierta. Por otro lado, su durabilidad y el potencial de reciclado o regeneración la sitúan como un material idóneo con una larga vida útil que convive en armonía con el entorno.

Y todo esto queda confirmado con la Declaración Ambiental del Producto (DAP), que le confiere un valor añadido de gran importancia en un ámbito cada vez más concienciado con la utilización de elementos sostenibles y respetuosos con el medio natural.

Un poco de historia

Desde  un  punto  de  vista  histórico,  el  uso  de  la  pizarra  en España y en  la  construcción  se retrotrae a épocas muy antiguas, pero fue necesario que el rey Felipe II decidiera cubrir sus  obras  Reales  con  este  material  para  que  se  extendiera  su  uso  como  cubierta  de tejados  y  fachadas.  A  posteriori,  a  partir  de  la  década  de  1960,  el  sector  pizarrero español comenzó a expandirse debido a la mejora de los transportes y el aumento de la demanda de pizarra de los países vecinos al descender la producción interior de los mismos. Esto propició que el sector pizarrero español alcanzara el auge en la década de 1970, momento en el cual comenzaron a surgir numerosas empresas animadas por la eclosión pizarrera.

Una de las primeras relaciones salariales de estos colocadores de pizarra flamencos registró una remuneración de 6.000 Maravedís, en el año 1562, que se mantendrá hasta el primer tercio del siglo XVII.

En el Bierzo transportaban la pizarra desde la estación de ferrocarril situada en San  Miguel  de  las  Dueñas,  un  ejemplo  de  estas  compañías  es  la  antes  mencionada Royal Slate Quarry. Sin embargo, en la comarca de Valdeorras utilizaban el apeadero de tren situado en el ayuntamiento de Carballeda de Valdeorras.

Ya has podido comprobar como a día de hoy, España sigue considerándose líder en el mercado internacional de pizarra. Se encarga de suministrar en torno a 500.000 toneladas de pizarra por todo el mundo, que representan el 85% de la pizarra mundial consumida. Por  otro  lado,  se  observa  la  concentración  geográfica  del  sector  pizarrero localizándose  en  unas  determinadas  zonas  de  explotación,  siendo  las  principales  la Comarca  de  Valdeorras (Ourense),  El  Bierzo  y  La  Cabrera  (ambas  en  Castilla y León), donde podemos encontrar los yacimientos de pizarra más grandes y de mayor calidad a nivel mundial.

Proceso de elaboración

Otro día me gustaría hablar del proceso de elaboración, ya que es muy curioso. Ya que los bloques de pizarra son extraídos de la cantera con ayuda de explosivos y actualmente cortados con hilo diamantado, para luego ser transportados en camiones a las naves de elaboración. Aunque me gustaría narrarlo con más detalle porque sin duda la gente que trabaja en estas cuestiones son todo unos artistas. Ojalá a todas las empresas les vaya muy bien porque se trata de uno de los sectores más importantes de España y que da trabajo ya no a familias, sino a muchos pueblos donde la pizarra se ha convertido en su forma de vida.

En resumen, la pizarra como material para cubiertas es uno de los productos más antiguos utilizados por el hombre. Es uno de los materiales más resistentes y estéticos, con sus sutiles variaciones de tonalidades y texturas. Con su estructura natural y sus características versátiles, la pizarra es y seguirá siendo durante generaciones una preferencia natural de arquitectos, diseñadores y constructores.

El Carnaval, sinónimo siempre de alegría y felicidad

Hace un par de meses vivimos en España una de las festividades que más tradición tienen en nuestro país y que más populares son. Hablamos, como no podía ser de otra manera, del Carnaval, una festividad para pequeños y mayores, para hombres y mujeres, para ricos y no tan ricos. Carnaval es sinónimo de alegría y diversión y quizá sean esos los motivos que han conducido a que esta celebración sea compartida, cada año, por una cantidad mayor de personas. Y es que no es para menos. Está claro que este tipo de celebraciones son más que necesarias en la actualidad.

Son muchas las personas que disfrutan con este tipo de celebraciones. Y, en consecuencia, es mucho el impacto económico que se genera en torno a esta actividad. No solo en lo que tiene que ver con la venta de disfraces, sino en lo que respecta a la hostelería por ejemplo. O al turismo, porque está más que claro que las visitas a ciudades como lo son Cádiz, Santa Cruz de Tenerife o Las Palmas de Gran Canaria suben de una manera espectacular cuando llega la época del Carnaval.

Un artículo que fue publicado en el portal web del RACE hablaba de la tradición de los carnavales en España haciendo referencia a algunos de los más importantes que tiene nuestra geografía. Como es evidente, se mencionan los de las tres anteriores ciudades que hemos comentado, que son los Carnavales más importantes en España. Pero también semencionan los de Laza, Xinzo, Verín, Tarazona de la Mancha, Herencia, Villanueva de la Vera, Ciudad Rodrigo, Almiruete, Lantz, Santoña, Águilas o Pontevedra. Ahí es nada. Como veis, el Carnaval es algo que nos une de norte a sur y de este a oeste.

Los niños se lo pasan en grande

Hemos dicho que el Carnaval es algo que a todos los grupos de población les gusta. Pero la verdad es que hay uno que lo pasa especialmente bien cuando llega una parte del año como esta: los niños. Un artículo que fue publicado en La Vanguardia informaba de las razones por las cuales es importante que los niños se disfracen y celebren el Carnaval. Las que se destacan en el artículo son tales como la sintonía de la fantasía, la imaginación, lo deseado… a lo que nosotros añadimos una más: la empatía hacia el tipo de personajes de los que nos disfrazamos.

Ni que decir tiene que el Carnaval es una de las festividades más deseadas a lo largo del año en España. Lo ha sido prácticamente siempre y su potencia se está reforzando en la actualidad. Los profesionales de La Casa de los Disfraces, una entidad dedicada a la venta de este artilugio, tan básico para una fiesta así, nos han comentado que las ventas siguen creciendo año a año y que incluso durante los años de crisis ha sido muy raro que la gente decidiera no comprar un disfraz para vivir el Carnaval.

El momento del año en el que se celebra es crucial

Hemos hablado de muchas de las razones por las cuales triunfa una fiesta como esta, pero no queremos terminar este artículo sin hacer referencia a una de ellas, una de las que consideramos más importantes: la fecha del año en la que se suele celebrar. Desde Navidad hasta Semana Santa, dos momentos en los que tenemos vacaciones, suelen pasar unos 3 meses de media, una cantidad de tiempo muy grande sin que haya puentes largos en la mayoría del país. El Carnaval se sitúa entre ambas, con lo que es un nexo de unión perfecto entre el invierno y la primavera, algo que nos hace sentir que no es tanta la distancia entre la Navidad y la Semana Santa.

La verdad es que no cabe duda de que todo tiene un poco que ver en el hecho de que el Carnaval sea una de las fiestas más queridas por los españoles. A nadie le sorprende que así sea. De hecho, ¿existe algún otro momento del año en el que nos riamos más o en el que seamos más felices? La verdad es que es bastante complicado que así sea. Desde luego, no cabe la menor duda de que, si hiciéramos una votación con las diferentes fiestas que se celebran en nuestro país a lo largo del año, saldría ganando el Carnaval de calle.

Y lo mejor de todo es que de cara al futuro la situación no va a variar en absoluto, porque a las nuevas generaciones que van llegando a nuestro mundo. O nos cabe la menor duda de que el Carnaval tiene un futuro que ya quisieran muchas de las fiestas que se celebran ya no solo en España, sino en el resto del mundo. Y esa es una gran noticia. Que marche bien algo que nos hace reír, que nos hace sentir libres y felices es siempre una buena noticia. Nunca lo olvidéis.

La moda femenina, una referencia del sector textil en España

Uno de los negocios que mejor parece funcionar en un país como el nuestro es el de la ropa. Los españoles necesitamos ingentes cantidades de ropa por dos motivos:

  • El primero tiene que ver con el hecho de que no gusta ser elegantes y tener ropa paa cualquier tipo de evento que se nos pueda llegar a presentar.
  • Por otro lado, resulta evidente que las condiciones climáticas que tenemos en España, con temperaturas extremas en invierno y en verano, nos obligan a disponer de un repertorio de prendas de vestir para ambas estaciones y también para los meses de otoño y primavera.

Es cierto que existen diferentes opiniones y maneras de actuar por parte de los diferentes grupos de población. En la actualidad, no compra lo mismo, ni en la misma cantidad, una persona joven que una más mayor, ni una mujer que un hombre. Las diferencias son patentes y, desde luego, van a seguir existiendo durante los años que nos vienen. Las empresas del sector lo saben y ese es el motivo por el que tratan de conseguir que sus tiendas dispongan de la máxima variedad de prendas posible. No es para menos.

Una cosa sí que es cierta. En líneas generales, las mujeres gastan más dinero que los hombres en ropa. Es algo que podíamos sospechar muchas de las personas que estamos leyendo este artículo, pro ojo, no es una diferencia desproporcionada la que existe entre un sexo y el otro. Lo que sí es verdad es que ellas tienen más interés en este tipo de asuntos y que la ropa es un elemento que ponen más en valor las mujeres que los hombres, siempre, claro está, hablando en términos generales.

Una noticia que fue publicada en el portal web de El Plural informaba de que, al menos en lo que se refería al año 2015, las mujeres gastaban el doble de dinero que los hombres en ropa. Es una diferencia importante, no cabe duda, pero estamos convencidos de que mucha gente se atrevía a pensar que la diferencia era todavía más importante. En total, en 2014 se gastaron 23.643 millones de euros entre todo el país, el 49% en prendas femeninas, el 29% en prendas masculinas y el 22% en ropa de niños. Como veis, las mujeres llevan la voz cantante.

Otro artículo, en este caso publicado en el portal web Official Press, informaba de que las jóvenes españolas gastan de media 100 euros al mes en ropa. Además, ya se han acostumbrado a hacerlo vía online a través del móvil. Y es que no es para menos. Desde luego, es una de las maneras más cómodas de renovar el armario y apostar por esas prendas que siempre nos han gustado sin que tengamos que gastar un buen dinero en desplazamientos y también dejarnos mucho tiempo en el intento. La verdad es que la llegada de Internet ha sido un bálsamo para todas esas personas amantes de la compra de ropa.

El negocio de la moda es uno de los que mejor funcionan en España. Solo hace falta ver cómo están las grandes tiendas de las principales ciudades de nuestro país durante un día cualquiera… o ver el tráfico que registran sus páginas web y aplicaciones de compra. El negocio de la moda vive su Edad de Oro y el de la moda femenina se encuentra también en esa tesitura. Así nos lo han confirmado los profesionales de HHG, una entidad dedicada a la venta de ropa femenina al por mayor.

¿Puede existir un margen de mejora para la moda femenina?

Es la gran pregunta que nos hacemos aquellas personas a las que nos gusta estudiar el comportamiento de este sector. La verdad es que pensamos que sí que puede existir un margen de mejora en este sector. La explicación es simple: hay varios públicos objetivos que todavía no se han estudiado con detenimiento: uno de ellos es el de las mujeres que necesitan grandes tallas, un público que está expectante y que necesita soluciones para sus demandas. Por otra parte, nos encontramos con el público anciano, que nunca suele encontrar todo lo que quisiera en las superficies dedicadas a la venta de ropa.

Así que sí, desde luego, existe un margen de mejora que nos parece bastante importante y reseñable en los momentos en los que nos encontramos. Y creemos que, casi con total seguridad, se van a tener en cuenta esas cuestiones que mencionábamos en el párrafo anterior para hacer todavía más potente al sector de la moda en nuestro país. Está claro que eso, además, repercutirá de una manera positiva en lo que tiene que ver con la felicidad de esas personas en las que muchas empresas todavía no se han fijado pero que van a constituir uno de los públicos femeninos más importantes en el futuro.