car-accident-gca12fc894_1280(FILEminimizer)

Problemas que puede sufrir la luna de tu coche y cómo solucionarlos.

Las lunas de los coches, componentes esenciales de cualquier vehículo, cumplen un papel fundamental en la seguridad, visibilidad y confort durante la conducción. Sin embargo, a menudo, enfrentan una serie de problemas que pueden afectar su funcionalidad y poner en riesgo la integridad de los ocupantes. Desde pequeñas grietas y desgaste por el paso del tiempo hasta la pérdida de visibilidad por ralladuras y problemas en los sistemas de desempañado. Es vital, en estos casos, actuar con rapidez para evitar que el problema se agrave.

En los últimos años, se han hecho populares algunas cadenas especializadas en la cristalería del automóvil. Ofrecen soluciones milagrosas que resuelven los problemas del parabrisas en poco tiempo.

El cuidado y reparación de las lunas del coche no es patrimonio exclusivo de estas cadenas. Existen muchos talleres de automoción dedicados a la cristalería del automóvil que resuelven estos inconvenientes con igual efectividad.

Ramón, de Soria, nos dice que en todo lo relativo a su coche solo confía en sus mecánicos de confianza. Cuando ha tenido problemas con el parabrisas ha acudido a E. E. Motor, un taller de la ciudad especializado en cristalería, que no solo le ha resuelto el desperfecto, sino que le han dado consejos para evitar que se vuelva a producir.

Problemas.

La revista de coches motor.es señala que los desperfectos en la luna del coche no son una cuestión menor. En cuanto percibamos cualquier detalle fuera de lo normal es conveniente acudir a un taller especializado, de esta forma evitaremos consecuencias mayores. Estos son los problemas que pueden sufrir nuestras lunas:

  1. Grietas y Daños en las Lunas:

Descripción del problema: Uno de los problemas más comunes que afectan a las lunas de los coches son las grietas y daños provocados por impactos. Una pequeña piedra lanzada por otro vehículo, cambios bruscos de temperatura o incluso golpes accidentales pueden ocasionar fisuras en la superficie de la luna. Estas grietas pueden propagarse con el tiempo, comprometiendo la integridad de la luna y reduciendo la visibilidad del conductor.

Causas:

  • Impactos de objetos: Las piedras y escombros en la carretera pueden ser lanzados por otros vehículos, especialmente en autopistas, lo que provoca pequeños impactos que pueden generar grietas.
  • Clima extremo: Cambios bruscos de temperatura, como congelación seguida de calentamiento rápido.
  • Accidentes menores: Incluso pequeñas colisiones o golpes pueden dañar la luna, especialmente si ya presenta debilidades previas.
  1. Desgaste y Ralladuras en las Lunas:

Descripción del problema: Con el tiempo, las lunas de los coches pueden experimentar desgaste y ralladuras en su superficie debido a diversos factores, como el polvo, arena, roces y el uso de limpiaparabrisas desgastados. Estas ralladuras pueden difuminar la visión del conductor, especialmente cuando la luz incide sobre la luna.

Causas:

  • Limpiaparabrisas desgastados: El uso prolongado de limpiaparabrisas con las gomas en mal estado o sucias rayan la luna.
  • Partículas abrasivas: El polvo y la arena presentes en el parabrisas pueden tener partículas duras que al rozar la superficie, la rallan con el tiempo.
  • Limpieza inadecuada: Utilizar materiales o productos químicos incorrectos para limpiar la luna también ocasiona arañazos en el cristal.
  1. Problemas con los Sistemas de Desempañado:

Descripción del problema: Los sistemas de desempañado de las lunas son vitales para mantener una visión clara en condiciones climáticas adversas, como lluvia, nieve o condensación. Cuando estos sistemas no funcionan correctamente, la visibilidad se ve comprometida, aumentando el riesgo de accidente.

Causas:

  • Fallo en el sistema eléctrico: Los problemas en el cableado y en los fusibles pueden afectar el buen funcionamiento del desempañado.
  • Fallo en los elementos calefactores: Los elementos calefactores ubicados en la luna pueden dañarse o desconectarse con el tiempo, dejando áreas sin desempañar.
  • Falta de mantenimiento: La acumulación de suciedad, polvo o escombros en la luna y sus componentes afecta la eficiencia del sistema de desempañado.

Cómo resolverlo.

Afortunadamente, existen soluciones efectivas para abordar cada uno de estos problemas y garantizar una conducción segura. A continuación, exploraremos las soluciones para habituales.

  1. Grietas y Daños en las Lunas:

Solución 1: Reparación con Resina: Para grietas y daños menores, la reparación con resina es una opción efectiva y económica. Este método consiste en inyectar una resina especial en la grieta, que luego se endurece y sella la zona dañada. La reparación con resina es especialmente adecuada para grietas pequeñas (generalmente inferiores a 15 cm) que no afectan la capa interior de seguridad de la luna. Es importante abordar estos daños a tiempo, ya que una reparación oportuna puede prevenir que la grieta se extienda y requiera un reemplazo completo de la luna.

Solución 2: Reemplazo de la Luna: En casos de grietas extensas o daños que afectan la estructura de la luna, la mejor solución es su reemplazo completo. Un profesional cualificado debe llevar a cabo esta tarea para garantizar la correcta instalación y evitar problemas futuros. Asegúrate de utilizar vidrios de reemplazo de alta calidad y certificados que cumplan con las normas de seguridad adecuadas.

  1. Desgaste y Ralladuras en las Lunas:

Solución 1: Mantenimiento Preventivo: El mantenimiento adecuado es fundamental para prevenir el desgaste y las ralladuras en las lunas. Limpia regularmente la superficie del parabrisas con productos y materiales suaves, evitando el uso de esponjas o limpiadores abrasivos. Asegúrate de cambiar las gomas de los limpiaparabrisas regularmente para evitar que elementos desgastados rayen la luna.

Solución 2: Pulido de la Luna: En casos de ralladuras leves o superficiales, el pulido de la luna puede ser una opción efectiva para restaurar su claridad. El pulido se realiza mediante el uso de compuestos abrasivos y máquinas especializadas para eliminar las ralladuras. Es importante que este proceso sea realizado por profesionales capacitados en un taller mecánico especializado en cristalería del automóvil, ya que un pulido inadecuado puede empeorar el problema.

  1. Problemas en los Sistemas de Desempañado:

Solución 1: Mantenimiento y Limpieza: El mantenimiento regular y la limpieza adecuada de los elementos calefactores y las conexiones eléctricas del sistema de desempañado son fundamentales para su correcto funcionamiento. Limpia la luna y sus componentes con productos suaves y sin residuos que puedan obstruir los elementos calefactores.

Solución 2: Reparación o Reemplazo de Componentes: Si el sistema de desempañado presenta fallas, es importante identificar y reparar los problemas lo antes posible. Si se detecta una conexión dañada o elementos calefactores defectuosos, pueden ser reemplazados por componentes nuevos y originales para restaurar la funcionalidad del sistema.

Consejos.

Como dice la web de automóviles coches.com/noticias, las altas temperaturas que se alcanzan en verano son perjudiciales para la luna del coche. Por eso es recomendable guardarlo en un garaje cubierto. En caso de que tenga que aparcarse en la calle, procuraremos hacerlo a la sombra y pasaremos una bayeta humedecida, de vez en cuando, por la superficie exterior. Otros consejos para proteger la luna del coche son:

  1. Mantén la distancia con los otros vehículos en la carretera: Evita conducir cerca de camiones y otros vehículos que puedan lanzar piedras y escombros hacia tu coche, ya que esto puede provocar impactos en la luna.
  2. Estaciona en lugares seguros: Procura aparcar en áreas seguras y protegidas, lejos de zonas donde puedan ocurrir accidentes o donde haya riesgo de vandalismo.
  3. Utiliza fundas para el parabrisas: Si tu coche quedará estacionado durante largos periodos de tiempo bajo el sol, utiliza una funda para el parabrisas que lo proteja de la exposición directa a los rayos UVA.
  4. Limpieza adecuada: Limpia regularmente la luna del coche con productos adecuados y materiales suaves, como toallas de microfibra, para evitar ralladuras y desgaste prematuro.
  5. Evita productos químicos agresivos: No utilices productos de limpieza que contengan componentes abrasivos, ya que pueden dañar el vidrio de la luna.
  6. Mantén los limpiaparabrisas en buen estado: Reemplaza las gomas de los limpiaparabrisas regularmente para asegurar un barrido limpio y evitar que elementos desgastados dañen la luna.
  7. Repara las grietas y daños a tiempo: Si notas alguna grieta o daño en la luna, acude a un profesional para que evalúe si es posible repararlo con resina. Una reparación oportuna evita que la grieta se extienda y que requiera una reparación más costosa a medio plazo.
  8. Cuidado al abrir y cerrar las puertas: Evita golpear la luna con las puertas al entrar o salir del coche. Los impactos pueden debilitarla y generar grietas.

La importancia de resolver los problemas en la luna del coche a tiempo no puede ser subestimada. Una luna en mal estado puede poner en riesgo la integridad del conductor y los pasajeros. Las grietas y daños en la luna representan una seria amenaza para la seguridad vial. Estas fisuras pueden propagarse rápidamente debido a cambios de temperatura o el impacto de objetos, debilitando la estructura de la luna y reduciendo su capacidad de soportar cargas en caso de un accidente. Una luna dañada es susceptible a romperse por completo en una colisión, lo que puede resultar en lesiones graves para los ocupantes del coche.

No es cuestión de ponerse alarmante. La luna es un elemento de seguridad del vehículo y, por tanto, su cuidado requiere toda nuestra atención.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CATEGORIAS

compartir

Más artículos que pueden gustarte

Estas son las razones por las que debes tener tu cocina limpia en todo momento.

Si, lo sabemos, quizá limpiar no sea algo que agrade a más de una persona por muchas razones: la falta de tiempo, la falta de ganas (la más común) el estrés tras encontrarnos un cúmulo impensable de artículos a limpiar ¡lo que sea! Y la buena noticia, es que realmente no es necesario limpiar a diario cada zona de nuestra casa (a no ser que seamos alérgicos, claro) Aun así por desgracia, en una cocina no podemos permitirnos el lujo de pensar así.