Agrupa

shutterstock_526087603(FILEminimizer)

Características fundamentales de un buen psicólogo

El ser un psicólogo bueno no es siempre algo sencillo, pues como nos aseguran los especialistas de psicologozaragoza.net estamos ante una profesión que puede terminando siendo de lo más agobiante y estresante. Estos profesionales lo que hacen es tratar con los problemas de otras, personas, que muchas veces son de gravedad y lo que hacen es ayudarles en la gestión adecuada de las emociones, lo que puede terminar siendo agotador.

¿Qué debe tener un buen psicólogo?

Vamos con los rasgos más importantes…

No tiene que juzgar nunca a su paciente

Durante los años de carrera los psicólogos pueden encontrarse con pacientes que van a pensar distinto a él en bastantes temas. Existen también experiencias que comparten los pacientes que pueden ser poco comprensibles para multitud de personas. El psicólogo sea lo que sea debe entender la situación, aunque no pueda compartir las maneras de actuar o de pensar, nunca deberá imponer lo que él opine.

Accesibilidad

Los pacientes que precisan de ayuda profesional, se encuentran por lo general quejados de malestar emocional y psicológico. Los psicólogos permiten que los pacientes estén cómodos en las sesiones.  De esta manera podrán superar los miedos.

Escucha de manera activa

Los terapeutas tienen que contar con total atención a los pacientes, no solo oyendo lo que se dice, también escuchándole por completo. No se debe interrumpir al paciente en la sesión, puesto que esto no es nada positivo para la conexión entre el paciente y el terapeuta.

Ser autoconsciente y sincero

La relación en lo terapéutico no siempre es sencilla, puesto que los psicólogos son seres humanos con sus propias emociones.

Un buen psicólogo tiene que ser autoconsciente y saber cuándo ha dejado de ser objetivo y lo que hace es basarse en los prejuicios que tiene para prestar ayuda a los pacientes.

Formación continua

Los psicólogos se están formando de manera continua, debiendo ser capaces de entender a los pacientes de la mejor forma posible. Estamos en una sociedad cambiante y los avances tecnológicos cambian nuestra manera de interactuar con los otros.

Ser ético

Los psicólogos no solo deben tener conocimientos a nivel teórico y práctico para desarrollar su profesión, deben también ser conscientes de las limitaciones y recursos, además de los importantes principios en lo ético que tiene su profesión.

La responsabilidad en lo social del profesional hace que deba respetar la propia dignidad de los pacientes, de cara a la preservación y protección de los derechos humanos fundamentales. En cuanto a las obligaciones éticas del psicólogo se pueden encontrar los conocimientos para que se pueda desarrollar el bienestar humano o que se mantenga el secreto profesional.

 Comunicar de manera efectiva

Ya que los psicólogos tratan con individuos, precisan tener el dominio de algunas habilidades de índole interpersonal y habilidades a nivel comunicativo.

Una de las razones por las que hay una óptima relación en lo profesional entre paciente y terapeuta es por la gran comunicación y entendimiento entre los dos, por lo que el profesional deberá tener unos buenos recursos de comunicación para que el mensaje le llegue claramente al paciente.

Ser paciente

De las cualidades más importantes que tiene que tener un terapeuta es la paciencia. En las muchas sesiones puede haber una serie de altibajos en los pacientes, lo que en cierta medida puede llegar a terminar afectando al psicólogo, incluso hasta el punto de que cuestione su propio método de trabajo.

Las relaciones entre los pacientes y los psicólogos no siempre son perfectas y el profesional debe tener tolerancia y paciencia.

Empatía

El terapeuta no solo tiene que mostrarse con paciencia frente al paciente, tendrá que ser también empático. Por lo tanto, se debe poder poner en lugar de la otra persona para saber lo que siente y la forma en la que piensa.

Así es como va a poder entender el tamaño del problema que vive la persona y ayudarle en este sentido. Cuando el psicólogo no logra ser empático, puede llegar a minimizar los problemas que esté viviendo el paciente.

Derivar cuando es necesario

Los psicólogos tienen que entender que no se va a poder ayudar al paciente en todo. De los principios más importantes que existen para ser un buen psicólogo es saber cómo derivar cuando sea preciso.

El psicólogo tendrá que derivar al paciente a otro profesional de tal manera que pueda llegar a beneficiarse de la ayuda que sea proporcionada por otro profesional del campo sanitario, de no ser así incurriría en malas prácticas profesionales.

Como ves, dar con un buen psicólogo también demanda de nosotros una labor de investigación, de esta forma será más fácil dar con el más adecuado.

Más artículos que pueden gustarte

Lo que debes hacer en caso de una emergencia dental si te encuentras de viaje

Planear un viaje es algo que a todos nos encanta. Suele llevar un poco de tiempo, pero cuando llega el momento es lo mejor que nos ha pasado en mucho tiempo. Sin embargo, nadie está exento de que aunque lo hayamos planificado perfectamente, surja un accidente o algún tipo de complicación de cualquier índole.

La importancia de hacerle mantenimiento al coche antes de viajar

Tener un coche es algo muy positivo en nuestras vidas porque nos la facilita en muchos sentidos. Poder trasladarnos de un lugar a otro sin tener que hacer uso del transporte público es algo que todos amamos y que además lo podemos hacer casi en cualquier momento, sin tener que depender de un tercero, además que nada como tener algo propio que nos de comodidad y nos lleve a cualquier lugar.

Los coches clásicos que alguna vez tienes que conducir

No sé si en España somos muchos o pocos los aficionados a los coches clásicos, creo que cada vez más, lo único que sé es que los que realmente lo somos de corazón, lo vivimos como una pasión. Yo soy consciente de que a otras personas les gusta coleccionar sellos, a otros les gusta viajar y coleccionar países, y a otros les encanta el fútbol y pagan muchos euros por ver a 22 tíos detrás de un balón. Yo respeto todo. Ahora bien, también me gustaría que se me respetara mi afición por los coches clásicos.

Crece el interés por trabajar en la seguridad de los aeropuertos

Desde que se produjeran los fatídicos atentados en Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001, la sociedad occidental ha venido poniendo todos los recursos posibles en garantizar la seguridad aérea. Ni que decir tiene que el uso de aviones como si fueran misiles fue algo que no esperaba nadie y que, desde luego, pudo poner en jaque a todas las democracias de todo el mundo. De hecho, todavía varios años después de aquellos ataques existía el miedo de mucha gente a volar. Y la verdad es que eso es completamente comprensible dados esos acontecimientos.