Los tratamientos más modernos para tus dientes

Lo de ir al dentista ha cambiado mucho. Ya no nos da miedo porque no sabemos qué tipos de tratamientos nos harán. Los avances tecnológicos se  han sentado en la silla del dentista y no se han vuelto a levantar. Esto ha provocado que ahora mismo sean muchas las técnicas y los tratamientos que puedes encontrar en las clínicas dentales.

De la mano de Clínica Ferrer nos queremos centrar en los más innovadores, en aquellos que han aprovechado las nuevas tecnologías para buscar las técnicas más modernas y los resultados más eficientes.

Cómo funciona la odontología digital CEREC

Como te hemos dicho, la odontología avanza a un ritmo vertiginoso y no paran de aparecer nuevas técnicas que nos permiten mejorar la calidad de los tratamientos como es el caso de la Odontología Digital CEREC. “En Clínica Ferrer apostamos por incorporar estos avances para que nuestros pacientes puedan beneficiarse de ellos”, nos cuentan mientras amplían en qué consiste. La tecnología CEREC (CEramic REConstrution) permite diseñar y fabricar fundas, incrustaciones, puentes y carillas dentales en el acto.

El primer paso es la impresión digital de los dientes: Sencillo, rápido y preciso. El doctor con una pequeña cámara intraoral captará imágenes en tres dimensiones de sus dientes. Con estas imágenes y con la ayuda del software se construye un modelo de los mismos en el ordenador.

El segundo paso es el diseño: Precisión. Una vez se tiene la impresión digital utilizando las múltiples herramientas del programa se diseña la prótesis que necesitemos: carillas, coronas, incrustaciones, puentes o prótesis sobre implante, todo ello con la mayor de las precisiones. El tercer y último paso es confeccionar la prótesis: Rapidez y precisión.

Una vez que ya está la impresión digital como el diseño tan solo hace falta enviar la información a la fresadora que en pocos minutos tendrá una prótesis lista. Para su confección se usan bloques de cerámica biocompatibles de alta calidad, por lo que se elimina completamente el metal, asegurando así la tolerancia por parte del paciente.

La sonrisa perfecta

Los Sistemas de Diseño y Estudio de la Sonrisa o Digital Smile Design también nos permiten analizar, estudiar y mostrar los tratamientos necesarios para obtener unos dientes perfectos y personalizados. Se trata de una potente herramienta visual que revoluciona la capacidad de mostrar el resultado final del tratamiento dental. Todos los diseños tienen siempre presente el conseguir una correcta función masticatoria y una boca sana, que al final, ese es el objetivo.

La sedación consciente

¿Te acuerdas cuando ir al dentista era un trauma? Bueno, hasta el punto de que se creó una palabra para definir el miedo: odontofobia. Pues se podría decir que forma parte del pasado. Ahora mismo los tiempos han cambiado mucho y hasta el punto de que se han creado técnicas para evitar este problema. Se llama el uso de la sedación con Óxido Nitroso, ahora mismo ya una práctica cotidiana. Este gas, también llamado gas de la risa, se viene utilizando desde hace más de un siglo y es de uso común en casi todas las clínicas de Estados Unidos y Reino Unido y ahora lo tienes a tu alcance.

Este gas, que se inhala por vía nasal durante el tratamiento, produce una sensación agradable y relajante cuyo efecto se podría asemejar al uso de ansiolíticos comunes pero con la gran ventaja de que el paciente está plenamente consciente y de que una vez retirado, su efecto desaparece a los pocos minutos y te permite seguir con tu jornada de forma completamente normal.

Y sí, puedes estar tranquilo. Su uso es muy seguro y es apto tanto para pacientes adultos como en niños para así conseguir su cooperación, y su indicación es cualquiera que requiera la relajación del paciente independientemente del tratamiento a realizar, desde una limpieza o un empaste a tratamientos mucho más complejos.

Lo mismo ocurre con la anestesia, antaño daba miedo. Ahora se ofrece otro tipo de sedación, más profunda, para la realización de tratamientos largos y complejos. En estos casos el paciente, siempre monitorizado y controlado durante todo el tratamiento por nuestros anestesistas, sigue consciente pero en un estado de sedación que generalmente hace que no recuerde nada o lo haga vagamente.

Somos conscientes de que existe el estrés, fobia y ansiedad al tener que realizar una visita al dentista,  pero ya has visto que eso forma parte del pasado. Ahora mismo, las técnicas han avanzado mucho y una visita a una clínica dental es como si fueras a tomar algo con un amigo o amiga.

Tratamientos de rejuvenecimiento facial: elige el que más se ajuste a ti

Todos buscamos el secreto para lucir una piel sana y atractiva aún y con el paso del tiempo. Esto porque gran parte de nuestra belleza se basa en cómo se ve nuestro rostro, siendo esta nuestra carta de presentación en todo momento. Mantener un cuidado activo de esta zona es fundamental para sentirnos a gusto con nuestra apariencia y sentir que damos una buena primera impresión.

Ya sabemos que es inevitable que el paso del tiempo haga lo suyo y que conforme van pasando los años, los tejidos de la piel se van debilitando y comenzamos a notar una flacidez nueva e irritante, parte de un desgaste natural que envejece nuestro semblante.

Así que mientras algunos aceptan las consecuencias del paso del tiempo, muchos otros buscan darle una solución y acudir a la medicina estética para  devolverle la frescura y juventud a su piel. Esto es cada vez más fácil y posible gracias a  los avances en el campo de la medicina estética. Así, en la actualidad existen infinidad de tratamientos específicos para rejuvenecer el rostro y minimizar los signos del envejecimiento.

Los 6 tratamientos rejuvenecedores más demandados

Mientras que esperamos que los científicos que investigan continuos avances para conseguir la juventud eterna, den con la receta definitiva, los tratamientos como el lifting y el peeling, entre otros, hacen que el rejuvenecimiento facial esté a nuestro alcance.

Por eso, los especialistas en rejuvenecimiento facial de las Clínicas de Medicina Estética de la Dra. Rosa Bonal, nos explican cuales son los tratamientos de rejuvenecimiento más pedidos por los pacientes gracias a su efectividad y sus resultados:

  1. Lifting Facial

La palabra lifting proviene del término anglosajón traducido como «Elevación», siendo justamente esto lo que se obtiene mediante esta cirugía estética en las que los tejidos son reacomodados y se combate de forma efectiva la flacidez.

Este procedimiento puede llevarse a cabo sobre el cuello, la cara o la papada, quitando unos años de encima de forma rápida y segura. Es una opción ideal si lo que buscas es quitar las arrugas que aparecen en la frente, o para estilizar el cuello y eliminar los excesos de grasa.

El procedimiento consiste en realizar incisiones en zonas estratégicas de la cara, como los bordes del cuero cabelludo. De esta manera se evitan dejar cicatrices visibles y se cumplen las expectativas de cada paciente.

Esta intervención dura entre 3 y 5 horas, se lleva a cabo con anestesia general y su recuperación tarda alrededor de dos semanas.

2. Blefaroplastia

La blefaroplastia se encarga específicamente de los párpados, permitiéndote mejorar de forma considerable el aspecto de tus ojos, eliminando las bolsas de grasa y piel que se generan tanto en la zona superior como inferior.

Para realizar esta operación se realizan incisiones por la parte interior del párpado, evitando así la creación de cicatrices visibles. Entonces se procede a extraer la grasa sobrante y a eliminar cualquier tejido que deteriore la estética de la persona.

Es una operación sencilla que solo requiere anestesia local. Dura aproximadamente 1 hora y en tan solo una semana podrás disfrutar de los resultados definitivos.

3. Rinoplastia

Este es uno de los tratamientos más conocidos y como su nombre lo indica, está especializado en la mejora de la nariz, corrigiendo su forma y proporción hasta lograr el resultado deseado. Además que si se decide corregir el tabique, se puede acabar con los problemas respiratorios y evitar los ronquidos.

Es una operación que se realiza con anestesia local y que tiene una duración aproximada de entre 1 y 3 horas.

4. Fotorejuvenecimiento facial.

El fotorejuvenecimiento facial o IPL, consiste en la aplicación de pulsos de luz, que penetran bajo la piel, alcanzando temperaturas lo suficientemente elevadas para afectar las lesiones a tratar, pero respetando a los tejidos vecinos y a la piel, en un proceso llamado fototermólisis selectiva, en donde los restos de las lesiones dañadas son eliminados del tejido.

Ya que este tratamiento  consiste en estimular la producción de colágeno y elastina, aportando una mayor uniformidad y homogeneidad de la dermis, es perfecto para cuando existen manchas en la piel, cicatrices, poros dilatados o lesiones vasculares (enrojecimiento de la piel).

Por lo general, se suelen necesitar entre 2 y 4 sesiones, cada 3 ó 4 semanas. Tras la primera sesión se evalúa la respuesta del paciente y dependiendo de esta,  se valora la posibilidad de aumentar la intensidad de las sesiones.

5.      Peeling químico

Este tratamiento tiene el mismo objetivo los exfoliantes, pero utilizando productos químicos que ayudan a penetrar mejor en las capas superficiales de la piel y lograr mejores resultados. 

Consiste en la aplicación de sustancias químicas sobre el rostro, las cuales están adaptadas a cada paciente según sus necesidades y que provocan que de forma controlada se destruya la epidermis y se produzca la consiguiente descamación. Luego, se empieza a regenerar la epidermis y se va reparando de la dermis y formación de nuevo colágeno, hasta conseguir una mejora en la textura de la piel, la cual se vuelve más homogénea, suave y luminosa.

Normalmente se utilizan diferentes ácidos (glicólico, salicílico, mandélico, resorcina, tricloracético, fenol, etc.) en función de los resultados que se busquen, del tipo de piel, del estado cutáneo, de la edad y del historial clínico

La realización de un peeling químico está indicado como tratamiento para reducir los signos del envejecimiento provocados por el sol, así como para deshacernos de arrugas superficiales, cicatrices, alteraciones de la pigmentación o el acné.

Por lo general, toma de 4 a 8 sesiones, entre las que tienen que transcurrir al menos 3 semanas. Sin embargo estos números varían de acuerdo a la condición y reacción de cada paciente. Una vez conseguidos los resultados deseados se pueden realizar sesiones de mantenimiento.

Tratamientos fáciles económicos y sin cirugía

La medicina estética también ofrece tratamientos sin la necesidad de someterse a cirugía y que se adaptan a cualquier bolsillo. De hecho, las clínicas de medicina estética suelen ofrecer promociones o bonos por un determinado número de sesiones, que hacen que el precio se reduzca en cada una de ellas.

Entre estas podemos encontrar las microinyecciones de ácido hialurónico, luz pulsada, o láser, que una vez se determinan la cantidad de zonas a tratar, las condiciones iniciales de cada tipo de piel y el número de sesiones necesarias para el tratamiento, quedan al alcance de nuestra mano. Las más pedidas por los pacientes son:

  1. Resurfacing con láser

El rejuvenecimiento facial con láser es un tratamiento rejuvenecedor que reduce las arrugas, cicatrices e imperfecciones de la piel y mejora su calidad; logrando una piel firme, iluminada, joven y tersa, a través del láser CO2.

En este procedimiento, el cirujano envía a la piel impulsos de luz cortos y concentrados que eliminan su capa más externa, calentando al mismo tiempo la porción de piel de por debajo, lo que estimula la formación de colágeno.

Por lo mismo, está muy recomendado para eliminar pequeñas imperfecciones de la piel como arrugas en la frente y alrededor de los ojos y de la boca, cicatrices de acné o de varicela, piel envejecida o dañada por el sol, verrugas, manchas de nacimiento y manchas de la edad, entre otras.

Es un tratamiento seguro y confiable, ya que la aplicación del LÁSER CO2 en la piel, dependiendo de las particularidades de cada paciente, provoca una destrucción controlada y programada de las capas superficiales de la epidermis.

2. Hilos Tensores

La aplicación de los hilos tensores es uno de los tratamientos más modernos y eficientes que podrás encontrar en el sector de la cirugía estética.

Este procedimiento busca acabar con las arrugas de la cara, sin impactar sobre la salud de la persona. Para lograrlo se inserta una aguja por debajo de la piel para estirar los músculos y tensar los tejidos internos.

Lo mejor de todo es que no deja ningún tipo de marcas en la superficie de la cara. Además, que no requiere cirugía, solo hay que colocar anestesia general y tomar un reposo ligero durante los días posteriores.

3. Toxina botulínica (Botox)

Sin duda, es uno de los tratamientos de rejuvenecimiento facial más conocidos y practicados en el mundo. De hecho, es el consentido de estrellas y famosos.

Este tratamiento consiste en relajar los músculos que producen las arrugas de expresión, obteniendo excelentes resultados y con un efecto que dura hasta 6 meses. Su aplicación es un procedimiento médico  que cumple diversas funciones dependiendo de las enfermedades del paciente. Por supuesto, su uso más conocido y difundido es el uso estético, para atenuar arrugas o disminuir gestos molestos en la expresión corporal; sin embargo, también se utiliza con frecuencia en el tratamiento de asimetrías faciales y manejos de patologías específicas.

Cabe acotar que aunque es un tratamiento muy popular, para obtener resultados profesionales y lo más naturales posibles, debemos hacer una búsqueda exhaustiva que nos ponga en manos de un médico de verdad capacitado en la práctica.

4. Ácido Hialurónico

Las sustancias de relleno inyectables como el Ácido Hialurónico se suelen utilizar en tratamientos cosméticos de surcos, arrugas periorales y surcos nasogenianos, hidratación, mesoterapia y para aportar volumen a ciertas zonas faciales.

La mirada, gran aliada para encontrar trabajo

Cuando nos enfrentamos a una entrevista de trabajo, tanto o más importante que nuestro currículum es la imagen que proyectamos. Tener unos estudios acordes al tipo de trabajo que estamos intentando acceder, junto a la experiencia o el conocimiento de idiomas son esenciales para optar a ese puesto de trabajo, pero nuestro aspecto, la forma de comunicar y, en esencia, el lenguaje no verbal es lo que en muchas ocasiones acaba marcando la diferencia. En tiempos de pandemia, en los que el uso de la mascarilla es obligatorio y tenemos que portarla incluso en nuestro puesto de trabajo, la mirada se convierte en el factor esencial a la hora de comunicarnos y saber utilizarla nos puede ayudar mucho a la hora de diferenciarnos de nuestros competidores. Ya dicen que la mirada es el espejo del alma y ahora que no podemos valernos de la sonrisa, este mantra se cumple más que nunca. Además, gracias a la mirada somos capaces de trasmitir nuestros sentimientos, no podemos esconder lo que realmente nos pasa, captamos la atención de nuestro interlocutor e incluso podemos llegar a saber si podemos confiar en la persona con la que estamos manteniendo una conversación. 

Pero cuando hablamos de la mirada no nos estamos refiriendo únicamente a los ojos, sino que los párpados y las cejas también aportan mucha información. Esto lo conocen muy bien los profesionales de Estética Ocular, quienes ayudan a numerosos pacientes a rejuvenecer su mirada con técnicas innovadoras. Como ellos mismos apuntan, “pequeños cambios anatómicos que se producen con el paso del tiempo modifican la impresión que producimos en los demás, por eso es tan importante la corrección estética de todos los defectos perioculares”. Pero, ¿cómo nos afectan esos cambios anatómicos de los que hablábamos? Los párpados caídos nos dan aspecto de cansancio o somnolencia, la caída del ángulo externo del ojo da aspecto de tristeza y melancolía mientras que la retracción palpebral propia de los problemas de tiroides da una impresión de “susto” a nuestra mirada.

Usar la mirada en la entrevista de trabajo

Pero afortunadamente existen muchos trucos y consejos para lograr comunicar todo aquello que queremos con unos simples gestos. Mantener la mirada de forma natural -con ocho segundos es suficiente- es clave en cualquier conversación para trasmitir seguridad, interés y confianza, máxime cuando se trata del encargado de recursos humanos o del jefe con el que vamos a compartir la mayor parte de nuestra jornada laboral. Si eres de los que se siente incómodo manteniendo la mirada, uno de los trucos más utilizados es el de mirar a la frente de nuestro interlocutor: da la sensación de que le sigues mirando a los ojos mientras generas un clima de empatía. Lo mejor es no apartar la mirada en ningún momento y, mucho menos, mirar al suelo o a las posibles distracciones que haya en la sala (cuadros, muebles, ventanas…), ya que puede trasmitir dejadez, falta de interés o inseguridad.

Además, estos consejos también son aplicables a las entrevistas de trabajo que se realizan de manera telemática, en cuyo caso es imprescindible mirar a la cámara con la cabeza erguida.

El lenguaje no verbal, otro factor a tener en cuenta

Aunque la mirada es importante a la hora de comunicar, no es el único factor que ayuda a determinar la imagen que ofrecemos de nosotros mismos. De hecho, es habitual que uno de los entrevistadores tenga conocimientos de lenguaje no verbal y el color de la ropa, los gestos e incluso el timbre de nuestra voz cuentan. Hablar demasiado deprisa o lento, gritando o muy bajo puede denotar nerviosismo, agresividad o inseguridad. En cuanto a la vestimenta, esta tiene que ser acorde a la imagen corporativa y evitar accesorios o símbolos que puedan comunicar algo diferente a nuestro objetivo. Los colores, además, aportan mucha información y generan emociones en nuestro interlocutor de manera que el negro trasmite autoridad y poder, el blanco denota pureza y pulcritud y el azul es sinónimo de lealtad, confianza y tranquilidad.

Se debe evitar a toda costa cruzar los brazos, los aspavientos, los bufidos o incluso las muletillas, así como los tics (morderse las uñas, arreglarse el pelo, tocarse la oreja o el cuello, meter las manos en los bolsillos o taparse la cara con las manos). También es importante no mostrar nuestro nerviosismo ni la ansiedad, por lo que hay que cuidar detalles como los picores, los carraspeos, el sudor de manos, la taquicardia o la insuficiencia respiratoria. Con todos estos consejos, solo queda relajarse y demostrar lo mejor que podemos ofrecer.