Agrupa

shutterstock_706180492(FILEminimizer)

Cómo ahorrar en la colada

La colada es una de las tareas del hogar más caras, debido al alto consumo de electricidad y de agua. 

Tanto es así que la lavadora y la secadora se encuentran entre los electrodomésticos con mayor consumo eléctrico en los hogares españoles. Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) la lavadora y la secadora consumen 255 kWh al año  y se encuentran por detrás del frigorífico (662 kWh), congelador (563 kWh) y la televisión (263 kWh). 

Así que si no utilizas eficientemente estos electrodomésticos se apreciará en tus facturas de la luz. Además, hay que tener en cuenta que la lavadora no solo consume electricidad, también agua y que hay que a ello hay que sumar el precio del detergente y el suavizante.  

Para que puedas ahorrar en la colada hemos reunido algunos consejos que te serán de gran utilidad. 

· Llena la lavadora

Probablemente este consejo ya lo estés aplicando, pero nunca está de más recordarlo. Siempre deberías llenar lo máximo posible la lavadora y no ponerla sin completar la capacidad de carga. No obstante, tampoco te pases y pongas más ropa de la que realmente se puede, ya que puede que tus prendas no se laven correctamente. 

· Utiliza agua fría

Usar agua fría para la colada es una manera muy inteligente de ahorrar energía, ya que los ciclos de agua caliente consumen hasta el doble que los de agua fría. Así que a no ser que la ropa esté muy sucia opta por el agua fría y pon la lavadora en 30 grados. 

·Si tienes una tarifa de discriminación horaria pon la colada en el horario reducido

Las tarifas eléctricas de discriminación horaria son muy comunes. En este tipo de tarifas existen 14 horas en las que el precio de la luz está al 50% y en otras, en las que dos horas al día el consumo eléctrico sale gratis. Así que un consejo muy fácil de aplicar es que pongas la colada en el horario reducido. 

· No abuses del detergente

Mucha gente piensa que cuanto más detergente eche a la colada más limpia saldrá la ropa. Y esto es un auténtico mito. Deberías echar el detergente que marca el propio producto. Vamos que con un tapón en la mayoría de casos es suficiente. 

·  Saca la ropa de la lavadora pronto

No dejes nunca mucho tiempo la ropa lavada dentro de la lavadora.  A veces se nos olvida y el olor a humedad que se crea es horrible. Y ya no solo por eso, si la dejas mucho tiempo se arrugará y tendrás que plancharla con mimo. Y la plancha también consume electricidad.

· Evita al máximo la secadora

Si tienes secadora un consejo es utilizarla para prendas grandes o que necesiten mucho tiempo para secarse. Y el resto, puedes secarlas al aire libre o en un tendedero en el interior de tu hogar. Así no abusarás de este electrodoméstico. 

· Tiende bien para evitar arrugas y tener que planchar

Muchas prendas si se tienden bien no es necesario plancharlas. Por lo que intenta tenderlas lo mejor posible para evitar al máximo las arrugas y tener que encender la plancha. Y es que la plancha es uno de los pequeños electrodomésticos que consume más potencia, puede llegar a tener 1.500 vatios. 

· Utiliza el calor residual de la plancha y el horario reducido 

Como ya hemos indicado, al planchar se consume mucha electricidad. Por ello, un consejo para ahorrar es utilizar el calor residual de la plancha una vez apagada para prendas pequeñas o finas.Y al igual que os decíamos que es conveniente poner la lavadora en el horario reducido si tienes una tarifa de discriminación horaria también es aconsejable plachar en este periodo. 

· Estudia si ahorrarías en las lavanderías autoservicio 

Ya os hemos contado que tanto la lavadora y la secadora consumen mucha agua y electricidad. Y a la propia luz hay que sumarles los productos de la colada como detergente y suavizante. Por lo que deberías estudiar si ahorrarías dinero en las lavanderías autoservicio, ya que realizar la colada en estos establecimientos puede salirte mucho más barato por diferentes aspectos:

 · Mayor capacidad de carga de los electrodomésticos: las lavadoras y secadoras de este tipo de establecimientos tienen mayor capacidad de carga que los electrodomésticos que hay en nuestros hogares. “Las lavadoras y secadoras industriales tienen una capacidad de carga de 10 kilogramos o más, mientras que lo habitual es que las domésticas se encuentren entre 6 y 8 kg”, explican desde Lavatur, empresa experta en sistemas de lavandería. Por lo que una colada en una lavandería autoservicio podría ser una lavadora y media o dos en nuestra casa. 

· En el precio se incluye todo: cuando vas a una lavandería autoservicio en el precio se incluye todo, hasta el detergente y suavizante de calidad. Los precios dependen del sistema de lavado que escojas y la capacidad de carga de los aparatos. Por ejemplo, recientemente visité uno de estos comercios y poner una lavadora de 15 kg costaba 6 euros, mientras que la de 12 kg valía 5 euros y luego el secado mínimo era de 3 euros y duraba 20 minutos, a mayor tiempo más dinero. Lo bueno de la secadora de la autolavanderia es que podías abrirla antes de que acabara y si veías que todavía le quedaba podías introducir más dinero y aumentaba el tiempo de secado.

En definitiva, por un total de 9 euros pude lavar y secar toda la ropa de cama de invierno. No sé lo que me hubiera costado lavarlo en casa, pero seguro que al menos habría tenido que poner dos lavadoras y además, mi edredón ni siquiera entra en mis electrodomésticos y no tengo secadora.

· Ahorro de tiempo: apostar por las lavanderías autoservicio no solo es cuestión de ahorro de dinero, también de tiempo. La duración de estos electrodomésticos suele ser mucho más corta que los que tenemos en nuestros hogares. Normalmente, en una hora ya tendrás lista una colada de 12 o 15 kilos. Y como he explicado anteriormente, una colada en la lavandería autoservicio puede ser dos en nuestras casas. 

Apostar por las lavanderías autoservicio puede ser una buena opción si sois bastantes en casa y ponéis demasiadas lavadoras. O puedes realizar la colada en estos establecimientos en ocasiones puntuales. Pero el resto de consejos son muy útiles para ahorrar dinero y energía en la colada. Si no conocías alguno de estos tips puede que ahorres aplicándolos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Más artículos que pueden gustarte

Vamos a dar un paso al frente en el aprendizaje y enseñanza del inglés en nuestro país

Ya habremos escuchado en infinidad de ocasiones que nuestro país no es precisamente el mejor ejemplo si hablamos de cómo conseguir que una población adquiera un alto nivel de inglés. La verdad es que es una pena que así sea, pero no podemos escapar de la realidad y mucho menos ignorarla. Hemos identificado el problema y eso muchas veces es lo más complicado. Después de eso, lo que resulta necesario es implementar los sistemas a través de los cuales vamos a conseguir mejorar todos los resultados relativos a la materia.

El dentista de la Seguridad Social vs las clínicas privadas

Nuestra salud bucal es igual de importante que la general, por lo que además de visitar a nuestro médico de cabecera con regularidad, también debemos hacerlo con el dentista. Lo que sucede es que nos encontramos frente a un mundo liderado por clínicas privadas que amenazan nuestro bolsillo, mientras que intentamos descubrir hasta donde llega la ayuda de la Seguridad Social en materia de cuidado bucal.

El arte de soldar

Cuando hablamos de profesiones que son todo un arte, siempre nos imaginamos empleos relacionados con la canción, con la pintura, escultura, arquitectura, etc…pero existen otro tipo de profesiones que son todo un arte. Y una de ellas es la que queremos hoy hablar. Se trata del arte de soldar. Algo que parece fácil, pero que a la hora de la verdad es todo un compendio de habilidades y de talento. Y es que se acabó eso de decir “tengo un cuñado que sabe soldar”. Ahora mismo es una de las profesiones más demandadas en España.

El color, un aspecto clave a la hora de sentirnos a gusto en nuestro propio hogar

Disponer de una vivienda en propiedad contiene una serie de ventajas que nunca podrán dejar de ser un argumento a favor de ser propietario y no un mero inquilino. Gracias a ello, las personas que la habitan pueden realizar todo lo que quieran en pos de su comodidad y de su felicidad. Siendo inquilino tenemos que pedir permiso para todo y, como seguro que muchas de las personas que os disponéis a leer este artículo sabéis, ese permiso no siempre se concede. De hecho, la situación suele ser más bien la contraria. ¿Verdad o mentira?