Agrupa

shutterstock_1052270132(FILEminimizer)

Cómo reconocer a un dentista de confianza

Una de las preguntas que más se hacen los pacientes es ¿Cómo reconocer a un dentista de confianza? Algo lógico y completamente normal. Una de las voces más experimentadas en este sentido, el famoso buscador de profesionales del sector dental, dentistascoe.com, cree que los usuarios cada vez son más exigentes en este sentido, por lo que el sector está creciendo cada día más.

Antes de hacer la primera consulta

No hay que guiarse solo por un único criterio, pero nos parece que tiene sentido la elección de un dentista que se haya recomendado por familiares, amigos o compañeros. Es una buena manera de saber cómo le han tratado y cómo puede ser el que recibas cuando acuda. Algo que recomendamos es no elegir un dentista dependiendo de la publicidad que se haga de él en los medios de comunicación.

Los dentistas deben contar con un título universitario que pueda acreditar su formación y además están obligados a estar colegiados en alguno de los muchos colegios de odontólogos españoles.

En el caso de que haya dudas sobre la profesionalidad del dentista, lo mejor es buscar el nombre en la web del colegio de dentistas en cuestión de cara a poder hacer la comprobación de si ejerce la profesión legalmente y en base a una normativa ética profesional.

Elección de un dentista que cuente con la debida especialización en el tratamiento que necesites. No olvidemos que la carrera en el campo de la odontología es bastante amplia y que los dentistas se forman complementariamente, dedicándose la mayoría solo a una rama de la odontología.

Esto hace que muchas veces, no va a ser la misma persona la que haga una endodoncia o extracción. Esto hace que sea personal especializado, lo que asegura un mejor tratamiento.

En el sillón dental

Los dentistas de confianza siempre van a estar dispuestos a ir compartiendo la información, pues muchas veces, en la primera visita, es posible que se introduzca una cámara de tipo intraoral en la boca de los pacientes para poder ver así en la pantalla cómo se encuentra la boca y poder seguir las explicaciones en este sentido.

¿Cómo se puede reconocer a un dentista de confianza?

Lo mejor es desconfiar de los problemas que no se esperan. Pongamos un ejemplo, si nunca tuviste caries y el dentista nuevo te dice que tienes muchas, lo mejor es hacer todas las preguntas que se necesiten y demanda que te muestre las radiografías.

En cuanto se haga el diagnóstico y te recomienden uno o varios tratamientos, lo mejor es desconfiar, en especial cuando se recomiendan con mucha precipitación, pero no pueden explicar la razón de que haya tanta prisa en solucionarlos.

Igualmente, los tratamientos los debe determinar un dentista titulado y no alguien que no lo esté.

En el despacho de la clínica

Aquí el directo o los responsables de la clínica tienen que ser capaces de responder a las dudas sin tener prisa y siempre utilizando un lenguaje próximo. El trabajo que tienen es que comprendas bien los tratamientos que te recomiendan, el motivo y la forma en la que se harán.

Hay que desconfiar cuando haya cierta urgencia para cerrar el tratamiento. Recela ante las presiones que haya para firmar un tratamiento lo antes posible o solicitar financiación cuanto antes, ante una “teórica” oferta que esté cerca de caducar.

Odontología

No hay garantías de por vida, y una clínica dental que sea responsable no va a querer correr un riesgo reputacional con problemas de esta clase. La calidad de los materiales y profesionales son una importante garantía.

No debemos pagar ningún tratamiento por adelantado. En el caso de que se haga una financiación, el crédito debe estar vinculado a que se haga el tratamiento. Es la garantía que tenemos si cierra la clínica o hay un tratamiento que se interrumpe de forma imprevista.

La pista última y que podríamos tildar de definitiva, no confíes cuando te oferten presupuestos demasiado bajos. Todo ello suele ser sinónimo de baja calidad, profesionales con poca experiencia o cualificación o con malas condiciones en lo laboral.

Una vez dicho todo esto, seguro que tienes algo más claro cómo se puede reconocer a un dentista de los denominados de confianza. Al final acudir al dentista no es un juego y nuestra salud es lo más importante, por lo que conviene no escatimar en este sentido, buscando siempre buenos profesionales que nos den un inmejorable servicio, algo que todos, en mayor o menor medida, siempre buscamos.  Desde aquí os deseamos suerte en esta búsqueda.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Más artículos que pueden gustarte

Vamos a dar un paso al frente en el aprendizaje y enseñanza del inglés en nuestro país

Ya habremos escuchado en infinidad de ocasiones que nuestro país no es precisamente el mejor ejemplo si hablamos de cómo conseguir que una población adquiera un alto nivel de inglés. La verdad es que es una pena que así sea, pero no podemos escapar de la realidad y mucho menos ignorarla. Hemos identificado el problema y eso muchas veces es lo más complicado. Después de eso, lo que resulta necesario es implementar los sistemas a través de los cuales vamos a conseguir mejorar todos los resultados relativos a la materia.

El dentista de la Seguridad Social vs las clínicas privadas

Nuestra salud bucal es igual de importante que la general, por lo que además de visitar a nuestro médico de cabecera con regularidad, también debemos hacerlo con el dentista. Lo que sucede es que nos encontramos frente a un mundo liderado por clínicas privadas que amenazan nuestro bolsillo, mientras que intentamos descubrir hasta donde llega la ayuda de la Seguridad Social en materia de cuidado bucal.

El arte de soldar

Cuando hablamos de profesiones que son todo un arte, siempre nos imaginamos empleos relacionados con la canción, con la pintura, escultura, arquitectura, etc…pero existen otro tipo de profesiones que son todo un arte. Y una de ellas es la que queremos hoy hablar. Se trata del arte de soldar. Algo que parece fácil, pero que a la hora de la verdad es todo un compendio de habilidades y de talento. Y es que se acabó eso de decir “tengo un cuñado que sabe soldar”. Ahora mismo es una de las profesiones más demandadas en España.

El color, un aspecto clave a la hora de sentirnos a gusto en nuestro propio hogar

Disponer de una vivienda en propiedad contiene una serie de ventajas que nunca podrán dejar de ser un argumento a favor de ser propietario y no un mero inquilino. Gracias a ello, las personas que la habitan pueden realizar todo lo que quieran en pos de su comodidad y de su felicidad. Siendo inquilino tenemos que pedir permiso para todo y, como seguro que muchas de las personas que os disponéis a leer este artículo sabéis, ese permiso no siempre se concede. De hecho, la situación suele ser más bien la contraria. ¿Verdad o mentira?