Agrupa

shutterstock_1938573235(FILEminimizer)

El dentista de la Seguridad Social vs las clínicas privadas

Nuestra salud bucal es igual de importante que la general, por lo que además de visitar a nuestro médico de cabecera con regularidad, también debemos hacerlo con el dentista.

Lo que sucede es que nos encontramos frente a un mundo liderado por clínicas privadas que amenazan nuestro bolsillo, mientras que intentamos descubrir hasta donde llega la ayuda de la Seguridad Social en materia de cuidado bucal.

Para ayudarte a informarte mejor, aquí hemos elaborado una guía con los servicios de odontología a los que puedes acceder a través de la Seguridad Social y algunas razones de peso para no descartar asistir a un profesional de carácter privado. Sigue leyendo.

¿Cuáles servicios odontológicos cubre la Seguridad Social?

Gozamos contentos de la ayuda de la Seguridad Social en casi todas las ramas de la medicina, hasta que llega el momento de asistir con el odontólogo y el pánico comienza a reinar frente a la posibilidad de tener que desembolsar las cantidades pedidas por las clínicas privadas.

En este sentido, aunque la especialidad odontológica es un sector bastante privatizado y todo paciente que quiera iniciar un tratamiento bucodental deberá acudir a clínicas privadas para hacerlo, la Seguridad Social si que cubre algunos servicios dentro de la especialidad.

Nos referimos a intervenciones puntuales y de carácter sencillo, las cuales no requieran un control extendido en el tiempo, pero que pueden resultar muy beneficiosas al reducir el costo de lo que tenemos que gastar en el dentista privado o para subsanar sin gran inversión algún problema puntual. Algunos de estos son:

  • Infecciones o inflamaciones
  • Empastes dentales
  • Extracción de piezas dentales, incluyendo las muelas del juicio
  • Roturas parciales debido a traumatismos
  • Diagnóstico
  • Asesoramiento sobre las técnicas de higiene bucodental en casa

Así, cuando asistamos al odontólogo de la Seguridad Social recibiremos ayuda gratis para dichas complicaciones, solo que si llega a conseguir algún problema mayor que no esté cubierto por el seguro, no podrá atenderte y te recomendará acudir a algún servicio privado para tratar tu condición.

¿Cuáles tratamientos dentales no tienen cobertura?

Como venimos explicando en el punto anterior, los servicios odontológicos que cubre la Seguridad Social son muy limitados y aquellos que quedan por fuera suelen ser, de hecho, a los que más acuden los pacientes.

Estos servicios, además de ser los de mayor demanda, también son los que requieren de una mayor especialización por parte del odontólogo, además de un control continuo de la boca del paciente.

Por ejemplo, nos referimos a la colocación de implantes dentales, carillas o servicios de estética dental como el blanqueamiento. No obstante, aquí también entran los exámenes necesarios para diagnósticos completos como  radiografías de aletas de mordida, telerradiografía, panorámica, TAC dental, y toma de impresiones digitales con escáner intraoral, entre otras.

El dentista de la Seguridad Social para niños

Otra duda que se suele tener es que pasa en relación a los servicios de odontopediatría de la Seguridad Social, ya que los niños son los que suelen necesitar ir más veces al odontólogo tomando en cuenta que su boca está en desarrollo, y es la edad en la que suelen haber más perdidas de piezas por traumatismos o caries.

Así, esta sección dependerá de cada Comunidad Autónoma, sin embargo, suelen ser los mismos servicios que para los adultos, a excepción solo de tratamientos como:

  • Estado general de la boca
  • Tratamiento de caries
  • Asesoramiento sobre las técnicas de higiene bucodental en casa y alimentación saludable enfocada en la prevención de caries.
  • Aplicación de flúor para la protección del esmalte de los dientes y la prevención de caries
  • Revisión periodontal

La opción de la clínica dental privada

Ya que ves que el abanico de servicios dentales a los que podemos acceder por medio de la Seguridad Social es casi  nulo, entenderás que debes invertir en el tratamiento profesional de una clínica privada. Para lo cual también debes tomar en cuenta que si bien puedes contratar un seguro dental privado por tu parte, ni si quiera estos cubren todos los tratamientos que podrías necesitar, por lo que al final de cuentas deberás tener el presupuesto necesario para acudir a consulta por tus propios medios.

No obstante, hay variedad de clínicas con variedad de precios y opciones de financiamiento a las que puedes acceder, además de que muchas ofrecen como estrategia de enganche la primera consulta gratis, una radiografía bucal de regalo o incluso alguna sesión de limpieza en oferta.

Ventajas de las clínicas dentales privadas

Si es verdad que es desalentador saber que tendrás que asumir el alto coste del tratamiento bucal en una clínica privada, no obstante, hay que mirar el lado positivo, y es que estas clínicas además de ofrecer ofertas y financiamiento, cuentan con una variedad de beneficios para el paciente que hace muy rentable la inversión.

El equipo de profesionales en salud bucal de la Clínica Dental Equipo de la Torre nos comentan algunos de estos:

  • Dentistas especializados

En las clínicas privadas podrás encontrar médicos especializados en las distintas áreas de la odontología que la clínica ofrezca, lo cual será un punto positivo si tienes que realizarte un tratamiento muy complejo.

  • Innovación tecnológica

Además de la calidad profesional de los médicos de la clínica, estas también contarán con lo último en tecnología en el rubro.

Estos centros invierten en equipo de última generación para llevar a cabo las fases de diagnóstico y los diferentes tratamientos, todo dentro de la misma clínica para evitar que el paciente tenga que trasladarse a diferentes instalaciones para su consulta. Incluso, muchas de estas tienen servicios de laboratorio de rapidez y precisión garantizada.

  • Materiales de calidad

A esto también se le une material de comprobada calidad tanto para la atención del paciente como para la elaboración de los diferentes implantes o aparatos dentales.

Y es que así podrás elegir entre coronas de zirconio (las más pedidas del mercado), aparatología discreta como los brackets linguales, alineadores transparentes removibles, Invisalign, y hasta los brackets de Zafiro.

  • Trato personalizado

Mientras que en las clínicas que nos permiten los seguros médicos tienen una alta rotación de personal que no permite atenderse con el mismo médico y crear un lazo de confianza con él, además de que las sesiones suelen ser muy cortas y con poca atención al detalle, en  las clínicas privadas podrás elegir un médico al que acudas siempre y que llegue a conocer tu historial y preferencias, y tendrás todo el tiempo a tu favor para preguntar cualquier duda y atender cualquier incidencia necesaria.

  • Garantías en los tratamientos dentales

Asimismo, en las clínicas privadas, el profesional se hace parcial o totalmente responsable del resultado de todos los tratamientos realizados. De esta forma, aunque es muy poco frecuente que los resultados no sean los esperados, de darse el caso, este se comprometería a realizar las correcciones necesarias.

Por el contrario, en algunos centros dispuestos por los seguros las condiciones y los equipos y materiales utilizados no suelen ser los de mayor calidad o los más novedosos, debido a la poca inversión que se dirige al sector. De esta forma si hay un riesgo mayor de que el resultado no sea el más optimo y que de surgir alguna queja por parte del paciente, este más bien deba dirigirse a una clínica privada para lograr el resultado que busca.

  • Recuerda, lo barato suele salir caro

Sabes el dicho de “lo barato sale caro”, pues este aplica perfecto en cuanto a atención médica se trata.

Hay que tomar en cuenta que muchos centros que viven de los fondos de los sistemas de gobierno y a los que acudes con ayuda de los seguros sociales no suelen contar con los fondos suficientes para el mantenimiento y renovación de sus instalaciones, equipos y material de trabajo. Por esto, no siempre podrán garantizar resultados óptimos en vista de “estar trabajando con lo que hay”.

Entonces, si estás buscando un  resultado especifico, te quieres realizar un tratamiento estético o tu situación es muy compleja, quizá lo mejor es que inviertas lo necesario en una clínica privada en donde si hayan los medios necesarios para conseguir la solución que buscas.

Así, mientras los pacientes sanos que acuden a estos médicos de la Seguridad Social para una revisión o un caso muy sencillo y puntual pueden salir muy beneficiados de la atención a cero costo, aquellos pacientes con problemas realmente graves o con requerimientos muy específicos podrían llevarse un chasco e igual tener que ir a la clínica privada alegando un sobretratamiento o un tratamiento mal realizado.

De hecho, los expertos recomiendan que en estos casos tan complejos, el paciente busque más de una opinión con más de un  médico y más de un centro de cuidado dental. Así, podrá evaluar las diferentes alternativas, presupuestos y atención ofrecida y tomar el que más se ajuste a lo que buscas. De esta manera también evitaremos caer en centros en donde prometan los precios más bajos, pero no con los mejores resultados; o por el contrario, aquellas clínicas que ya que cuentan con un equipo de última tecnología cobren una barbaridad por algo que no lo vale tanto.

 

Más artículos que pueden gustarte

¿Cómo corregir los problemas de mordida?

Muchos pacientes suelen padecer de alteraciones en la mordida que afecten su funcionalidad y a la vez, en su bienestar físico y social, no solo porque experimentarán problemas al hablar o comer, sino también porque les costará desempeñarse en ciertas actividades de su vida diaria.

Cómo elegir un perfume para crear tu marca

Si vas a emprender en tu propia tienda (online o física) de perfumería, cosmética, spa, estética, regalos, eventos u orgánica, una buena idea para dar visibilidad y consolidación a tu negocio, es tener tu propia marca de perfume. Ofrecer a tus clientes tu propio perfume crea un impacto de marketing muy fuerte, ya que les da la visión de que no solo eres un vendedor de otros, sino que eres tu propio creador/a.