Agrupa

shutterstock_1463207858(FILEminimizer)

La salud del niño: todos los especialistas que debemos tomar en cuenta

Si queremos que nuestros hijos tengan una vida sana, es fundamental atender la salud integral desde el primer momento. Si bien es cierto que desde el nacimiento el bebé está siendo atendido por profesionales, es importante que a medida que vaya pasando el tiempo, se vayan atendiendo otros aspectos importantes que son necesarios para un crecimiento y desarrollo óptimo.

Una recomendación que se le suele hacer a los padres es que lleven un diario o anotaciones de los grandes acontecimientos durante la primera infancia, cosas como: cuando empezaron a salirle los dientes, cuando comenzó a gatear y a caminar, si tuvo alguna caída importante, son preguntas que los especialistas harán y que son necesarias responder para poder crear una historia clínica completa.

También es fundamental entender que la salud integral no solamente tiene que ver con el cómo se encuentra el cuerpo a nivel físico. El aspecto mental, emocional y social son fundamentales para una vida sana. Por ello es importante que atendamos todos los aspectos, partiendo del especialista que recibe al niño en el primer momento de su vida.

El pediatra y el niño

La pediatría es una especialidad de la medicina que se centra en la salud en los pacientes de edad temprana, esta se encarga de diagnosticar enfermedades, ofrecer tratamientos para la recuperación, realiza revisiones gradualmente para estudiar la salud del paciente por medios de pruebas, y de buscar opciones para prevenir futuras enfermedades en las etapas el crecimiento.

Como mencionamos antes, la atención médica del niño comienza desde su nacimiento de la mano del pediatra, pero también es atendido durante la gestación, que se encarga de conocer su desarrollo en el vientre materno. Un profesional de la pediatría es de gran importancia durante el crecimiento del niño, ya que está pendiente de la orientación de los padres en torno a su alimentación nutrimental para el desarrollo de sus defensas. A su vez, a medida que va creciendo el paciente pediátrico; los padres y el médico asumen la responsabilidad de proveer sus vacunas durante sus primeros años de vida para prevención de enfermedades.

Los especialistas de la pediatría atienden a los niños a lo largo de varias etapas de la infancia, estas se dividen en 5 periodos:

  • Recién Nacido (son las primeras 4 semanas del nacimiento)
  • Lactantes (desde el primer de nacido hasta los 12 meses de vida)
  • Preescolar (de 1 año hasta los 6 años)
  • Escolar (de 6 a 12 años)
  • Adolescente (de 12 a 18 años)

Los pediatras tienen unos objetivos puntuales como lo son: reducir la mortalidad infantil, erradicar o controlar las enfermedades tanto virales como infecciosas; también colaboran en mejorar la calidad de vida de los pacientes con enfermedades crónicas. Un médico en pediatría debe ser capaz de diagnosticar y tratar diferentes condiciones incluyendo:

  • Daños
  • Infecciones
  • Condiciones genéticas y congénitas
  • Tipos de cáncer
  • Enfermedades y disfunciones de algún órgano

¿Cuáles son las otras especialidades importantes a tomar en cuenta?

Como hemos podido ver, el pediatra es quien de primera mano identifica si hay algo que deba ser atendido por otro especialista. Teniendo esto en mente, es evidente que a medida que el menor va creciendo, hay ramas y profesionales de la medicina con los que debe trabajar en equipo para garantizar una atención médica integral. Estas son:

  • Oftalmología infantil o pediátrica

La oftalmología infantil es la especialidad médica que previene, diagnostica y trata las enfermedades que afectan a los ojos y la salud visual de los niños. Esta rama se encarga del cuidado de la vista durante los años de desarrollo de los niños.

Asistir al oftalmólogo durante la infancia es sumamente importante, ya que en los primeros meses de vida, la revisión oftalmológica puede detectar enfermedades graves como el retinoblastoma. A partir del primer año y hasta los 4 años de edad se diagnostica sobre todo el estrabismo. A partir de los 4 años, los trastornos visuales refractivos de miopía e hipermetropía son los más tratados, además de la prevención de ambliopía u ojo vago. Hasta los 15 años de edad, son necesarias las revisiones anuales para comprobar la estabilidad de la graduación y el desarrollo de los órganos oculares.

  • Odontopediatría

Es una rama de la odontología que atiende y trata las distintas enfermedades bucodentales desde la infancia más temprana hasta finalizar el crecimiento. Por tanto, el odontopediatra se encargará de explorar la cavidad oral del menor y detectar posibles anomalías en la dentición temporal (dientes de leche), así como de aplicar un procedimiento y un tratamiento individualizados.

Según los especialistas de Espai Dental OLVE, se recomienda que la primera revisión dental de los niños se produzca cuando se haya cumplido el primer año de vida. En ella, el dentista revisará el crecimiento del maxilar y de la mandíbula, la correcta erupción de los dientes y descarta la presencia de patologías como la caries, las cuales atiende en caso de que existan.

La etapa de los 0 a los 3 años se considera de carácter preventivo. En caso de no existir ningún problema, se recomienda una visita anual. Sin embargo, a partir de los 5 años, durante el periodo de recambio, es aconsejable hacer una revisión cada 6 meses. 

  • Traumatología y ortopedia infantil:

Estas áreas se ocupan de tratar las lesiones y trastornos músculo-esqueléticos de los niños y adolescentes. Se diferencian en que la primera, se encarga de las patologías asociadas a roturas o distensiones (traumatólogo infantil) y la segunda se encarga de las deformidades y enfermedades óseas (ortopeda infantil).

Los ejemplos más frecuentes de ortopedia infantil, entre otros, son las deformidades de los pies, las alteraciones de la marcha y la displasia de cadera; estos problemas suelen ser hereditarios o congénitos, aunque no siempre es de esta manera. A su vez en traumatología las lesiones más frecuentes son las que están relacionadas con la práctica de deportes, las más populares suelen ser los esguinces (tobillo, rodilla), las fracturas (brazos y piernas) o contusiones (hematomas), estos por lo general se deben a accidentes y son bastante normales durante la infancia gracias a la actividad física propia de la edad.

  • Digestivo Infantil y Nutricionista

Cada vez somos más conscientes de la importancia que tiene en nuestra salud la dieta que llevamos y en el caso de los niños la importancia es mucho mayor ya que durante su etapa de desarrollo y crecimiento se deben suministrar al cuerpo todos los nutrientes y vitaminas que necesitamos para crecer lo más sanos posible. Algunos expertos, recomiendan realizar un test de microbiota para conocer el estado de salud intestinal del niño y actuar en consecuencia. Además, tal y como afirman desde Feedbiota, gracias este tipo de test podemos prevenir algunos problemas estomacales y personalizar la dieta del paciente basándonos en su propia composición intestinal.

Sea como sea, la dieta que han de llevar los niños ha de ser equilibrada, natural y evitar grasas saturadas y azúcares en la medida de lo posible.

  • Psicología infantil

Esta rama de la medicina se enfoca en el estudio de los procesos psicológicos de los niños y, específicamente, cómo estos procesos difieren de los de los adultos, cómo se desarrollan desde el nacimiento hasta el final de la adolescencia.

Los psicólogos infantiles trabajan con niños y adolescentes para diagnosticar y ayudar a resolver problemas emocionales o de conducta, como problemas de aprendizaje, trastorno por déficit de atención, hiperactividad, ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo, fobias, trastorno de adaptación y depresión, también evalúan a los niños por retrasos en el desarrollo, signos de trastorno del espectro autista y otros problemas que afectan el desarrollo.

  • Neuropediatría

Es una especialidad que suele ser bastante dejada de lado y que los padres deberían conocer, pues es muy importante que sepan cuales son los momentos en los que se necesitará de su atención, como por ejemplo en caso de:

  • Epilepsia
  • Trastornos paroxísticos no epilépticos
  • Dolor de cabeza y cefaleas
  • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)
  • Autismo y Síndrome de Asperger
  • Parálisis Cerebral Infantil
  • Prematuridad
  • Discapacidad intelectual
  • Tics de la infancia
  • Malformaciones del sistema nervioso

Esta especialidad se ocupa de la prevención de enfermedades neurológicas y la atención de pacientes con patologías agudas y el tratamiento de sus secuelas.

Los problemas del sistema nervioso pueden empezar en el cerebro, en la columna, en los nervios o en los músculos. Esto puede conducir a problemas tales como convulsiones, dolores de cabeza o retrasos del desarrollo.  Recuerda que una detección precoz de los trastornos de conducta, aprendizaje y crecimiento es importante para poder ayudar al niño a evolucionar correctamente.

¿Cómo escoger el especialista adecuado?

Los bebés o niños muy pequeños no pueden decirnos directamente si les gusta una persona o no. Elegir un especialista para que atienda a nuestros hijos es complicado y dependerá completamente de qué tan cómodo y confiado puede sentirse el representante con el profesional.

Es muy importante seguir el instinto y tomar en cuenta cómo se comunica el profesional, si está dispuesto a resolver las dudas que se presentan en todas las consultas de control o por emergencia, si explica la manera de realizar cada procedimiento y por qué son necesarios. Todo esto es fundamental para crear una relación entre médicos pediatras -de cualquier especialidad- y padres o representantes.

Nuestra recomendación es tomar en cuenta todos estos aspectos, pero también cómo se comporta el médico con el menor, si se toma el tiempo adecuado para la evaluación, si atiende verdaderamente a todo lo que el representante cuenta y si el niño se siente cómodo con él, no queremos que una mala experiencia con un profesional de la medicina le ocasione miedo, pues lo ideal es que se sienta tranquilo y relajado cada vez que deba visitarlos.

La salud integral del niño depende de muchos factores de los que sus padres o representantes deben hacerse responsables. Tomar en cuenta las recomendaciones y buscar un equipo multidisciplinario para que atienda todos los frentes relacionados con la salud del niño es fundamental, ya que esto lo ayudará a que crezca sano y se desarrolle adecuadamente según su edad.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Más artículos que pueden gustarte

La salud del niño: todos los especialistas que debemos tomar en cuenta

Si queremos que nuestros hijos tengan una vida sana, es fundamental atender la salud integral desde el primer momento. Si bien es cierto que desde el nacimiento el bebé está siendo atendido por profesionales, es importante que a medida que vaya pasando el tiempo, se vayan atendiendo otros aspectos importantes que son necesarios para un crecimiento y desarrollo óptimo.

Reconoce si lo que ves en Instagram está afectando tu autoestima

Las redes sociales han modificado la manera que tenemos de relacionarnos con los demás, con el mundo y con nosotros mismos, hasta el punto que no sabemos concebir nuestra vida sin ellas. Son herramientas inicialmente neutras, es decir que cada persona puede usar de una forma diferente, con diferentes consecuencias.

¿Cómo retomar tus estudios en la universidad? Nunca es tarde para obtener tu título

Se dice que el curso natural de la vida es dejar el colegio y comenzar con  nuestros estudios universitarios siendo jóvenes. De hecho, hace algunos años, matricularse en una carrera universitaria después de los 30 era muy poco común y hasta podía verse como algo inviable. Gracias al paso del tiempo, esto ha cambiado mucho y ahora la sociedad tiene una mente más abierta e inclusiva, por lo que la edad ya no es impedimento ni razón de prejuicio para hacer lo que se quiera.

El fruto seco más completo

A pesar de que el pistacho es un fruto seco que no gusta a todo el mundo, podríamos decir que sí gusta a la mayoría y eso es un plus a su favor, y al nuestro, ya que es uno de los más completos del mundo, tanto por su sabor como por todas sus propiedades saludables. Hasta hace relativamente pocos años se comían a modo de aperitivo o tentempié únicamente pero ahora podemos encontrar incluso deliciosos helados de pistacho que hacen que los paladares más exquisitos se derritan del gusto.