Agrupa

shutterstock_1704097108(FILEminimizer)

Las alergias también afectan nuestra salud bucal

Con la llegada de la primavera, también llegan las molestas alergias propias de la temporada, y aunque muchos se preparan para ellas, no todos saben que aparte afectar nuestra nariz, también afectan la salud de nuestra boca.

Según datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), en primavera se suelen registrar niveles muy altos de diferentes pólenes  en todo el territorio español que afectan nuestra nariz, y también nuestra boca y nuestros dientes.

De hecho, también han notado que en los últimos años las alergias han comenzado a notarse con mayor crudeza.

Según los expertos, las alergias relacionadas con el sistema respiratorio como pueden ser las reacciones al pelo de determinados animales, al polvo, a los ácaros o, como en le caso de las primaveras, al polen, provocan también una serie de síntomas en nuestro organismo que afectan a nuestra cavidad bucal.

Sucede que algunos de los síntomas más comunes son la secreción de mucosidad nasal y los problemas respiratorios, los cuales, además de ser terriblemente molestos para el paciente alérgico, también pueden afectar indirectamente su salud bucal y la salud de sus dientes,  provocando  desde sequedad en la cavidad bucal hasta la obstrucción y dolor de dientes derivado de la congestión de los senos paranasales.

Así que aunque la boca no se presenta como una prioridad cuando comienza la temporada de las alergias, si es cierto que se ve resentida. Por ejemplo, con dolor de dientes, provocados principalmente por el dolor sinusal consecuencia del sistema inmunológico cuando lucha contra el polen o el polvo. Los espacios huecos de la cabeza se llenan de moco, lo que le produce dolores en el rostro. Los senos maxilares, los mayores del rostro, se ubican sobre la boca. Cuando estos senos hacen presión, pueden empujar las raíces de los molares superiores. Así, se padece sensibilidad al frío y al calor o dolores que se desplazan cuando uno se sienta, se levanta o se acuesta; solo por mencionar algunas de las molestias que se pueden experimentar.

Si sueles padecer de este mal en la temporada primaveral, sigue leyendo nuestro artículo en donde te hablamos sobre los diferentes síntomas que podrías experimentar a nivel bucal, los tratamientos que puedes aplicar para combatirlos, e incluso, los especialistas en salud dental de la Clínica Dental Belmonte, nos dan algunos consejos para prevenir esta condición.

Problemas bucodentales causados por las alergias

Algunos de los efectos que los episodios de alergias pueden causar sobre nuestra salud dental son los siguientes:

Sinusitis maxilar y dolor dental

Los senos paranasales se tratan de un conjunto de cavidades comunicadas con las fosas nasales cuya función es, entre otras, la de favorecer la capacidad fonadora, respiratoria y olfativa. Son ocho en total y en función de su localización los podemos dividir en cuatro grupos: los senos frontales, etmoidales, esfenoidales  y maxilares.

Entre estos cuatro grupos de senos, los maxilares representan las cavidades más grandes y están situados a ambos lados de la nariz y directamente sobre el maxilar. De hecho,  los senos maxilares son los más grandes de todos los senos paranasales con una capacidad aproximada de 15 ml.

Sucede que cuando nuestro cuerpo lucha contra una alergia, uno de los síntomas más comunes es la congestión de estas cavidades ya que nuestro organismo produce mucosidad como barrera frente a los alérgenos. Así, cuando los maxilares se llenan de moco se produce lo que llamamos una sinusitis maxilar.

Esta mucosidad presiona las paredes de los senos maxilares provocando dolor en el rostro asociado a la sinusitis maxilar que puede extenderse hasta la zona frontal provocando frecuentes dolores de cabeza, dolor de dientes e incluso dolor en los oídos y la zona ocular.

Sin embargo, es muy importante que el dolor de dientes no sea un pretexto para abandonar tus hábitos de higiene bucal. Debes continuar cepillándote como mínimo tres veces al día después de cada comida y usar el hilo dental para eliminar las bacterias que no son arrastradas por la saliva, para evitar que se pueda producir mal aliento, gingivitis y caries.

Sensibilidad

Cuando estornudamos sin parar y producimos mucho moco durante algún episodio de rinitis alérgica, estos ejercen presión sobre las raíces de los dientes del maxilar superior, causando los dolores maxilares de los que hablamos en el apartado anterior y además, sensibilidad al frío y al calor.

Sequedad bucal

La saliva es la protección natural que tiene nuestro organismo para mantener el equilibro del pH de nuestra boca y contrarresta la acidez de algunos alimentos.

Cuando una persona está teniendo un episodio de rinitis alérgica, la sinusitis maxilar provocada por la misma hace que el paciente que la padece no pueda respirar con normalidad por la nariz, obligándole a respirar por la boca.

Al respirar por la boca, la cantidad de saliva en la cavidad bucal es menor, por lo que nuestra boca se reseca y disminuye el pH oral.  Así, al igual que sucede cuando realizamos ejercicio físico intenso, la sequedad de la boca provoca que el pH oral pierda su equilibrio y se vuelva ácido. Si esta situación no se corrige y/o se repite periódicamente en el tiempo, puede provocar la desmineralización del esmalte dental favoreciendo la acumulación de cálculo supragingival y finalmente, patologías como la caries o la periodontitis.

Por otro lado, los antihistamínicos que nos recomiendan los médicos y farmacéuticos para tratar las alergias, nos proporcionan alivio para dicha molestia pero también ocasionan la sequedad bucal.

Prevención y tratamiento

Como hemos visto, las alergias no afectan directamente a la boca y los dientes pero algunos de sus síntomas como la congestión de las cavidades sinusales, sí pueden generar problemas en nuestra salud bucodental.

Lo primero que hay que hacer en este caso es combatir la propia alergia, que es la causa principal de los síntomas. El problema es que las alergias son inevitables y lo único que podemos hacer es controlar sus síntomas acudiendo al médico especialista que sepa recetarnos un tratamiento eficaz para sobrellevar este período. Como afirma la Dra. González, Coordinadora del Instituto CIMEV:

 Lo más importante es que ante la aparición de sintomatologías propias de la alergia, el paciente se ponga en manos de un alergólogo especialista y, una vez diagnosticada la causa de la alergia y establecido un tratamiento, se acuda al dentista ante la primera evidencia de afección en la cavidad bucal o en los dientes para poder determinar el caso y el posible tratamiento.

En cuanto a la salud bucodental, lo que se recomienda es que ante cualquiera de los síntomas que enumeramos anteriormente, consultes con tu médico para que te indique el tratamiento a seguir

Además, durante los meses que puede durar una alergia, es importante que el paciente mantenga una serie de hábitos que van a ayudar a prevenir de los efectos de los síntomas de la alergia en la salud bucodental, como por ejemplo cuidar especialmente la hidratación, ya que te ayudará a combatir la sequedad bucal y a aliviar el exceso de mucosidad, o también cepillarte más a menudos, entre otros:

  • Hidrátate correctamente

Beber más agua mantendrá tu boca y tu cuerpo mejor hidratados. Además de corregir la sequedad bucal ayudará a tu organismos a eliminar la mucosidad en las cavidades paranasales facilitando la respiración.

  • Cepíllate más a menudo

Como te hemos explicado anteriormente, cuando tienes la boca seca es más fácil que proliferen las bacterias en tu boca, por lo que es muy importante mantener una correcta higiene bucodental en los periodos en los que te veas afectado por cualquier alergia. Además, no olvides utilizar el hilo o seda dental con frecuencia.

  • Haz gárgaras con agua salada

Disuelve el contenido de una cucharada pequeña de sal en un vaso de agua a temperatura ambiente y haz gárgaras tres veces al día. Esto te ayudará a reducir la congestión de los senos paranasales.

  • Trata tus alergias.

No importa lo que hagas para prevenir los efectos negativos de la rinitis alérgica sobre tu boca, esto no servirá de mucho sino controlas la misma alergia. Al asistir al especialista y obtener un tratamiento, estarás ayudando reducir el impacto que tienen sus síntomas en la boca.

  • Consulta con tu dentista

Si tienes programada una visita al dentista no la pospongas. Una revisión en este momento puede ayudarte a prevenir problemas mayores.

Por otro lado, si estás sufriendo los síntomas de una alergia y notas cualquier molesta en los dientes, pide cita con tu especialista de confianza para que te diagnostique si tus molestias se deben a problemas relacionados con la alergia o no.

La salud bucal es clave para el bienestar de una persona y es fundamental para gozar de una buena calidad de vida. Y es que la boca es uno de los focos principales por lo que se generan diferentes enfermedades: cáncer de boca o de garganta, infecciones y llagas bucales, enfermedades periodontales (de las encías), caries, pérdida de dientes y otros trastornos que limitan la capacidad de morder, masticar, sonreír y hablar, al tiempo que repercuten en su

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Más artículos que pueden gustarte

La salud del niño: todos los especialistas que debemos tomar en cuenta

Si queremos que nuestros hijos tengan una vida sana, es fundamental atender la salud integral desde el primer momento. Si bien es cierto que desde el nacimiento el bebé está siendo atendido por profesionales, es importante que a medida que vaya pasando el tiempo, se vayan atendiendo otros aspectos importantes que son necesarios para un crecimiento y desarrollo óptimo.

Reconoce si lo que ves en Instagram está afectando tu autoestima

Las redes sociales han modificado la manera que tenemos de relacionarnos con los demás, con el mundo y con nosotros mismos, hasta el punto que no sabemos concebir nuestra vida sin ellas. Son herramientas inicialmente neutras, es decir que cada persona puede usar de una forma diferente, con diferentes consecuencias.

¿Cómo retomar tus estudios en la universidad? Nunca es tarde para obtener tu título

Se dice que el curso natural de la vida es dejar el colegio y comenzar con  nuestros estudios universitarios siendo jóvenes. De hecho, hace algunos años, matricularse en una carrera universitaria después de los 30 era muy poco común y hasta podía verse como algo inviable. Gracias al paso del tiempo, esto ha cambiado mucho y ahora la sociedad tiene una mente más abierta e inclusiva, por lo que la edad ya no es impedimento ni razón de prejuicio para hacer lo que se quiera.

La naranja, el producto healthy por excelencia en España

Ni que decir tiene que el consumo de fruta es una de las cuestiones que prácticamente todo el mundo considera necesaria para garantizar un buen estado de salud. Todos los médicos y los expertos la recomiendan, y no cabe la menor duda de que ese ya es argumento más que de sobra para apostar por productos de este estilo. Y no intentéis escaquearos con el argumento de vuestra edad, porque la fruta es imprescindible para todo el mundo con independencia de lo que ponga en su DNI. Y también es recomendable aunque no tengamos ninguna patología previa.