Las comuniones y bautizos, momentos para combinar ocio y tradición

Hay momentos de nuestra vida que quedan grabados en nuestro interior y que jamás vamos a olvidar, sea por el motivo que sea. al leer estas líneas, seguro que muchos de vosotros y vosotras pensáis en un evento como lo es la boda. Y lo veo completamente lógico. Pues cierto que este es solo uno y que hay muchos eventos y razones por las cuales merece la pena esbozar la mejor de nuestras sonrisas. Los bautizos (para los familiares de la persona que se bautiza) y las comuniones para la propia persona que las experimenta son buenos ejemplos de ello. 

En un país como el nuestro hay una enorme cantidad de primeras comuniones a lo largo del año. El portal web Periodista Digital aseguraba que la cifra por año era de 245.000 eventos de este tipo, siendo la mayoría de ellos celebrados durante el mes de mayo, como seguro que sabéis. En España existe una gran tradición católica y eso es lo que conduce a que el número de comuniones, a pesar de haber descendido en los últimos años, siga siendo de lo más interesante. 

Es evidente que esa gran tradición católica de la que hablamos también ayuda a que el número de bautizos que se organizan cada año en el interior de nuestras fronteras siga siendo de lo más elevado. El mismo medio que citábamos en el párrafo anterior también nos da la prueba para argumentar esta hipótesis, y es que ha crecido el número de personas en España que ha pedido ser bautizada. Esta es una buena prueba el poder de convocatoria que tiene el catolicismo y del arraigo que profesa la población española por él. Por algo va a seguir siendo la religión dominante en España en las próximas décadas. 

Es evidente que, en celebraciones como lo son el bautizo y las comuniones, un elemento como la fe se combina de la mejor manera con otro como lo es el ocio. Son días en los que lo primero es celebrar la felicidad la persona que contrae el sacramento y de todas aquellas que le rodean y que quieren compartir ese momento con ella. También es un día especial puesto que se combina lo tradicional con lo último, es decir, la fe católica con, por ejemplo, la contratación de un servicio de catering para los asistentes al evento. Esta es una tendencia que viene creciendo a pasos agigantados en los últimos años. Es lo que dicen desde La Frolita

Días que quedarán para el recuerdo 

Como comentábamos al principio de este artículo, de celebraciones como estas nos acordamos durante el resto de nuestras vidas. Y lo hacemos, por suerte, para bien y no para mal. Los argumentos son evidentes: y es que basta con reunir a todos y cada uno de nuestros seres queridos, algo que muchas veces no es fácil y que deberíamos valorar mucho más a lo largo de la vida. No cabe la menor duda de que juntar a toda la familia debería ser algo mucho más común de lo que, por desgracia, es en la actualidad. 

Como habréis podido deducir a estas alturas del artículo, no hemos querido hacer mención a todo lo que tiene que ver con las bodas que, aunque suelen ser también momentos en los que toda una familia se reúne, suelen ser fuente de broncas y cabreos entre las familias implicadas. Seguro que conocéis algún ejemplo de ello en vuestro círculo más cercano de amigos o incluso en vuestra propia familia. Además, las bodas suelen ser mucho más multitudinarias y es mucho más difícil disfrutar de aquellas personas que realmente nos importan. 

Una buena parte de las fotografías que más importancia tienen nuestra vida se realizan en eventos como lo son bautizos y comuniones. Quizá esas son las fotografías que nos subimos a nuestros perfiles de Facebook o de Instagram, pero son las que terminan decorando alguna estancia de nuestra casa. Piezas son las fotos que realmente más nos importan, aunque lo neguemos una vez tras otra. Las que nos muestran quiénes somos. Y es que vale más una fotografía así que otra junto a cualquier estrella del rock o del fútbol. 

Si nos permitís un consejo, os diré que disfrutéis a tope de cualquier evento familiar al que tengáis previsto acudir a partir de ahora. Ya habéis visto que durante los últimos meses está siendo complicado organizarlos y que, por desgracia, no sabemos quién va a faltar al próximo. pasa todo el tiempo de ocio posible con esa gente a la que queréis y no dejéis escapar ni uno solo de los segundos que podáis pasar junto a esas personas que tanto significan para vosotros. Hacer lo contrario es un error del que os vais a arrepentir tarde o temprano.

Deja una respuesta