Agrupa

shutterstock_1677873709(FILEminimizer)

Salud dental y belleza: dos aspectos con margen de mejora

Los últimos meses han dejado claro que hay un aspecto que no solíamos valorar y que juega un papel realmente importante en nuestra vida: la salud. Solo cuando le hemos visto las orejas al lobo hemos empezado a pensar en la importancia que tiene sentirse bien y no padecer problemas de salud demasiado graves. Pero hay una cosa que debemos saber en relación con esto: la salud engloba una cantidad enorme de factores y el ser humano, por regla general, no es capaz de tenerlos todos en cuenta. En España, esta situación se produce con la salud dental.

No hemos sido especialmente destacados por el cuidado de nuestros dientes en España. A pesar de contar con una de las nóminas más altas de dentistas en toda Europa, la población de nuestro país no ha encontrado ese hábito de cepillarse los dientes después de las comidas durante tres veces al día. Y eso, como es lógico y normal, genera problemas más pronto que tarde. Desde luego, no cabe la menor duda de que tenemos que hacer examen de conciencia y autocrítica. Solo a partir de ahí lograremos mejorar. Pero primero hay que saber en qué hemos fallado durante tantos años, que no ha sido otra cosa que en nuestros malos hábitos.

Una noticia que fue publicada en la página web del diario Heraldo informaba de que tres de cada cuatro españoles sufre algún tipo de problema bucodental. Esto, como os podréis imaginar, es un problema de calado y que merece una reflexión acerca de lo que veníamos comentando más arriba. Es evidente que hay cosas que debemos cambiar y que no hay que tardar demasiado en llevar a cabo esos cambios en nuestros hábitos y rutinas, porque los problemas bucales ya no afectan solo a nuestra salud, que es lo más importante, sino también a otras cuestiones anexas, como la belleza.

Según el Estudio Nacional de Salud en España, la tendencia en los últimos años está siendo positiva en tanto en cuanto está aumentando el número de personas que acude al dentista en un país como el nuestro, además de estar aumentando la periodicidad con la que solemos acudir a una clínica dental. No cabe la menor duda de que es fundamental que así sea, sobre todo teniendo en cuenta la importancia que tiene la salud dental para nuestra salud en general y, como os hemos dicho antes, para nuestra belleza.

La salud dental es uno de los factores que hemos descuidado durante años pero que ahora tenemos que convertir en uno de nuestros baluartes para cuidar de nuestra salud general y también de la imagen que se desprende de nuestro cuerpo. Es una combinación de estos dos factores lo que hace que, según los profesionales de la Clínica Dental Galván Lobo, de Valladolid, se haya multiplicado la cantidad de gente que acude al dentista en la actualidad. Se trata de una buena noticia que, sin embargo, no tiene que hacer que nos relajemos lo más mínimo.

Una recomendación para todo el mundo

Lo que hemos venido comentando es algo que debería ser recomendado a todo el mundo. Y es que, si en algo nos parecemos los seres humanos, es en la facilidad con la que nuestros dientes se pueden degradar como consecuencia de una enorme falta de limpieza bucal. Los problemas han sido muchos y hay que ponerles coto a la máxima brevedad. Que estemos mejorando, como os hemos comentado antes, no tiene que hacer que bajemos la guardia. Hay que incentivar las visitas al dentista y fomentar que las generaciones venideras se habitúen rápido al cuidado de su salud dental.

Niños, ancianos, personas de mediana edad, gente menos pudiente, personas con más recursos, hombres, mujeres, de una nacionalidad o de otra… Para todos, las recomendaciones son las mismas. Cuidar de nuestra salud dental tendrá factores positivos y que, a buen seguro, nos van a servir para hacer de nuestra vida algo mejor, que es justo lo que nos merecemos y lo que nos hemos ganado. Está en nuestra mano conseguirlo y, en efecto, ya son muchas las personas que han dado un paso hacia delante para hacerlo posible. Es lo lógico si ponemos en una balanza los beneficios asociados a este asunto.

España no merece estar entre los países de Europa que peor cuidan de su salud dental. Tenemos un margen de mejora considerable que hay que trabajar. Las clínicas dentales y sus estrategias publicitarias están haciendo una importante labor al respecto y, desde luego, esto está reportando beneficios a la salud general de la población, beneficios que, más allá de generar negocio en el sector odontológico, generan calidad de vida entre todas y cada una de las personas que conforman nuestra sociedad.

Más artículos que pueden gustarte

Lo que debes hacer en caso de una emergencia dental si te encuentras de viaje

Planear un viaje es algo que a todos nos encanta. Suele llevar un poco de tiempo, pero cuando llega el momento es lo mejor que nos ha pasado en mucho tiempo. Sin embargo, nadie está exento de que aunque lo hayamos planificado perfectamente, surja un accidente o algún tipo de complicación de cualquier índole.

La importancia de hacerle mantenimiento al coche antes de viajar

Tener un coche es algo muy positivo en nuestras vidas porque nos la facilita en muchos sentidos. Poder trasladarnos de un lugar a otro sin tener que hacer uso del transporte público es algo que todos amamos y que además lo podemos hacer casi en cualquier momento, sin tener que depender de un tercero, además que nada como tener algo propio que nos de comodidad y nos lleve a cualquier lugar.

Los coches clásicos que alguna vez tienes que conducir

No sé si en España somos muchos o pocos los aficionados a los coches clásicos, creo que cada vez más, lo único que sé es que los que realmente lo somos de corazón, lo vivimos como una pasión. Yo soy consciente de que a otras personas les gusta coleccionar sellos, a otros les gusta viajar y coleccionar países, y a otros les encanta el fútbol y pagan muchos euros por ver a 22 tíos detrás de un balón. Yo respeto todo. Ahora bien, también me gustaría que se me respetara mi afición por los coches clásicos.

Crece el interés por trabajar en la seguridad de los aeropuertos

Desde que se produjeran los fatídicos atentados en Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001, la sociedad occidental ha venido poniendo todos los recursos posibles en garantizar la seguridad aérea. Ni que decir tiene que el uso de aviones como si fueran misiles fue algo que no esperaba nadie y que, desde luego, pudo poner en jaque a todas las democracias de todo el mundo. De hecho, todavía varios años después de aquellos ataques existía el miedo de mucha gente a volar. Y la verdad es que eso es completamente comprensible dados esos acontecimientos.