Agrupa

shutterstock_791080666(FILEminimizer)

El arte de soldar

Cuando hablamos de profesiones que son todo un arte, siempre nos imaginamos empleos relacionados con la canción, con la pintura, escultura, arquitectura, etc…pero existen otro tipo de profesiones que son todo un arte. Y una de ellas es la que queremos hoy hablar. Se trata del arte de soldar. Algo que parece fácil, pero que a la hora de la verdad es todo un compendio de habilidades y de talento. Y es que se acabó eso de decir “tengo un cuñado que sabe soldar”. Ahora mismo es una de las profesiones más demandadas en España.

Y es que como dicen en un documental que he visto en Netflix, «Las chispas vuelan y las tensiones estallan en Metal Shop Masters, una competencia feroz y ardiente entre siete de las principales leyendas de la soldadura de Estados Unidos”. La presión, el calor y el ajetreo hacen que el trabajo sea pulido, y al final, solo uno forjará un camino hacia la victoria, Si no has podido verla, hazlo porque te vas a quedar impresionado.

Y es que ahora mismo soldar no es solo coger un aparato con y dar un par de puntos en una chapa, este sector ha evolucionado mucho. Para conocerlo mejor, nos acercamos a la empresa Tecoi, una empresa española dedicada al diseño, fabricación, instalación, desarrollo y mantenimiento de estaciones de procesado de metales mediante tecnología láser, plasma, oxicorte, mecanizado de chapa y preparación de bordes para soldadura.

Soldadura por láser

La soldadura por láser es un proceso de soldadura por fusión que utiliza la energía aportada por un haz láser para fundir y recristalizar el material o los materiales a unir, obteniéndose la correspondiente unión entre los elementos involucrados. En la soldadura láser comúnmente no existe aportación de ningún material externo. La soldadura se realiza por el calentamiento de la zona a soldar, y la posterior aplicación de presión entre estos puntos. De normal la soldadura láser se efectúa bajo la acción de un gas protector, que suelen ser helio o argón. Mediante espejos se focaliza toda la energía del láser en una zona muy reducida del material.

Oxicorte

El oxicorte es una técnica auxiliar a la soldadura, desarrollada desde 1903 y usada hasta la fecha en innumerables aplicaciones industriales, que se utiliza para la preparación de los bordes de las piezas a soldar cuando son de espesor considerable, y para realizar el corte de chapas, barras de acero al carbono de baja aleación u otros elementos ferrosos. El oxicorte consta de dos etapas: en la primera, el acero se calienta a alta temperatura (900 °C) con la llama producida por el oxígeno y un gas combustible; en la segunda, una corriente de oxígeno corta el metal y elimina los óxidos de hierro producidos.

Soldadura por plasma

La soldadura por arco plasma es conocida técnicamente como PAW (Plasma Arc Welding), y utiliza los mismos principios que la soldadura TIG, por lo que puede considerarse como un desarrollo de este último proceso Sin embargo, tanto la densidad energética como las temperaturas son en este proceso mucho más elevadas ya que el estado plasmático se alcanza cuando un gas es calentado a una temperatura suficiente para conseguir su ionización, separando así el elemento en iones y electrones. La mayor ventaja del proceso PAW es que su zona de impacto es dos o tres veces inferior en comparación a la soldadura TIG, por lo que se convierte en una técnica óptima para soldar metal de espesores pequeños.

Soldadura con gas

Aunque ahora ya casi no se usa, fue uno de los primeros procesos de soldadura de fusión desarrollados que demostraron ser aplicables a una extensa variedad de materiales y aleaciones. Durante muchos años fue el método más útil para soldar metales no ferrosos, pero actualmente ha sido reemplazado por la soldadura de arco, especialmente en procesos industriales y de fabricación; esto debido a que es un proceso lento, ineficiente y muy difícil casi que imposible de automatizar.

Soldadura eléctrica

Este tipo de soldadura se basa en una corriente eléctrica entre dos pedazos distintos de metal. La corriente producida derrite una sección muy pequeña o un punto de ambos metales al punto de fusión, consiguiendo sellarlos juntos.  Es una de las más usadas, aunque es cierto que no tiene nada de complejidad.

Y estas son algunas de las formas que puedes encontrar en el mercado para soldar. Ahora bien, lo mejor es que te  pongas en manos de empresas profesionales, porque como te hemos dicho, esto de soldar se trata de todo un arte.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Más artículos que pueden gustarte

Vamos a dar un paso al frente en el aprendizaje y enseñanza del inglés en nuestro país

Ya habremos escuchado en infinidad de ocasiones que nuestro país no es precisamente el mejor ejemplo si hablamos de cómo conseguir que una población adquiera un alto nivel de inglés. La verdad es que es una pena que así sea, pero no podemos escapar de la realidad y mucho menos ignorarla. Hemos identificado el problema y eso muchas veces es lo más complicado. Después de eso, lo que resulta necesario es implementar los sistemas a través de los cuales vamos a conseguir mejorar todos los resultados relativos a la materia.

El dentista de la Seguridad Social vs las clínicas privadas

Nuestra salud bucal es igual de importante que la general, por lo que además de visitar a nuestro médico de cabecera con regularidad, también debemos hacerlo con el dentista. Lo que sucede es que nos encontramos frente a un mundo liderado por clínicas privadas que amenazan nuestro bolsillo, mientras que intentamos descubrir hasta donde llega la ayuda de la Seguridad Social en materia de cuidado bucal.

El arte de soldar

Cuando hablamos de profesiones que son todo un arte, siempre nos imaginamos empleos relacionados con la canción, con la pintura, escultura, arquitectura, etc…pero existen otro tipo de profesiones que son todo un arte. Y una de ellas es la que queremos hoy hablar. Se trata del arte de soldar. Algo que parece fácil, pero que a la hora de la verdad es todo un compendio de habilidades y de talento. Y es que se acabó eso de decir “tengo un cuñado que sabe soldar”. Ahora mismo es una de las profesiones más demandadas en España.

El color, un aspecto clave a la hora de sentirnos a gusto en nuestro propio hogar

Disponer de una vivienda en propiedad contiene una serie de ventajas que nunca podrán dejar de ser un argumento a favor de ser propietario y no un mero inquilino. Gracias a ello, las personas que la habitan pueden realizar todo lo que quieran en pos de su comodidad y de su felicidad. Siendo inquilino tenemos que pedir permiso para todo y, como seguro que muchas de las personas que os disponéis a leer este artículo sabéis, ese permiso no siempre se concede. De hecho, la situación suele ser más bien la contraria. ¿Verdad o mentira?