6

Estas son las razones por las que debes tener tu cocina limpia en todo momento.

Si, lo sabemos, quizá limpiar no sea algo que agrade a más de una persona por muchas razones: la falta de tiempo, la falta de ganas (la más común) el estrés tras encontrarnos un cúmulo impensable de artículos a limpiar ¡lo que sea! Y la buena noticia, es que realmente no es necesario limpiar a diario cada zona de nuestra casa (a no ser que seamos alérgicos, claro) Aun así por desgracia, en una cocina no podemos permitirnos el lujo de pensar así.

La cocina es uno de los rincones más importantes de la casa, puesto que en ella se preparan y almacenan todas las comidas que vamos a tomar y van a alimentarnos cada día. Precisamente por este motivo, es tan importante cuidarla y limpiarla debidamente; para asegurar la calidad de cada alimento que ingerimos, ya que, si no podemos asegurarla, podríamos enfermar.

De modo que desde aquí te animamos a que, en vez de agobiarte con el hecho de limpiar la cocina, procedas a entender su importancia leyendo este artículo.

¡Empezamos!

¿Qué problemas pueden surgir en una cocina sucia?

Es difícil imaginarse una cocina extremadamente sucia, puesto que casi nadie la tiene así y en ese caso lo más recomendable sería tirar prácticamente todos los cacharros y llamar a una empresa profesional de limpieza ¡imagínate!

Sin embargo, seguro que nos es más sencillo imaginarnos una cocina aparentemente limpia, pero con alguna acumulación de suciedad en alguna parte ¿verdad? Y si a esto le añadimos que quizá los alimentos no se encuentren bien almacenados o conservados, podemos definirla claramente como una cocina desatendida y potencialmente peligrosa.

Dicho esto, los problemas que podemos encontrarnos en una cocina sucia son los siguientes:

  • Riesgo de enfermedades.

Las superficies sucias y los restos de alimentos son un caldo de cultivo perfecto para bacterias peligrosas como la Salmonella, E. coli y Listeria. Estas bacterias pueden causar intoxicaciones alimentarias, cuyos síntomas incluyen diarrea, vómitos y fiebre. La Salmonella, por ejemplo, es común en carne cruda y huevos, mientras que la E. coli puede encontrarse en vegetales y carne mal cocida. La Listeria, que puede desarrollarse en neveras sucias, es particularmente peligrosa para mujeres embarazadas y personas que presenten sistemas inmunológicos débiles.

  • Contaminación cruzada.

Sin duda, un gran peligro que podemos encontrar en una cocina sucia es la contaminación cruzada, la cual ocurre cuando las bacterias de alimentos crudos (como carne o pescado) se transfieren a alimentos cocidos o listos para consumir. Esto puede suceder si se utilizan las mismas tablas de cortar y utensilios sin limpiarlos adecuadamente entre usos. La transferencia de bacterias puede convertir una comida aparentemente segura, en una fuente de enfermedad.

  • Plagas.

Los restos de comida y las migas pueden atraer a tu cocina plagas como cucarachas, hormigas y ratas. Las cucarachas en sí mismas no solo suponen una fobia de lo más común entre las personas, sino que también pueden propagar enfermedades y causar alergias. Por otra parte las ratas, además de propagar enfermedades, pueden masticar cables eléctricos, lo que representa sin duda un gran riesgo de incendio. Sus excrementos y orina pueden contaminar los alimentos y las superficies, haciendo que tu cocina sea un lugar insalubre

  • Humedad y hongos.

La humedad y la falta de ventilación en una cocina sucia pueden causar el crecimiento de moho y hongos. Estos pueden liberar esporas en el aire, dando lugar a problemas respiratorios y alergias, además de agravar enfermedades como el asma.

  • Impacto en la salud mental.

Así es: una cocina desordenada y sucia también puede afectar a nuestra salud mental en forma de estrés. El desorden y la suciedad pueden hacernos sentir estresados, logrando así que la cocina no sea un espacio agradable para cocinar, o para pasar el tiempo.

  • Desperdicio de alimentos.

Por otra parte, la suciedad en nuestra cocina también puede llevarnos al desperdicio de alimentos; los alimentos olvidados o mal almacenados pueden echarse a perder, y esto no solo representa un desperdicio de dinero, sino que también contribuye al problema del desperdicio alimentario.

Dicho esto, entendemos que las razones principales por las que debemos mantener la cocina limpia son:

  • Para no enfermar.
  • Para sentirnos mejor, visualmente y mentalmente.
  • Para alargar la vida de nuestros alimentos y así ahorrar dinero y cuidar el medio ambiente.
  • Para evitar la entrada indeseada a nuestra cocina de roedores, cucarachas y plagas de hormigas, las cuales pueden causarnos molestias de todo tipo.

Una vez entendido, nos surge la siguiente pregunta que vamos a responder.

¿Cómo podemos mantener nuestra cocina limpia?

  • Desinfecta siempre que cocines, antes y después.

La desinfección con lejía es importante para zonas de la casa como la cocina o el baño. Por ello, te recomendamos usarla siempre con la moderación y ventilación adecuada antes de cocinar, durante el lavado de los utensilios, y cuando recojas la cocina.

  • Limpia los cubiertos adecuadamente.

Los cubiertos y los vasos que usamos para comer deben estar correctamente desinfectados y lavados con agua caliente. Asimismo, recuerda guardarlos en un cajón cerrado, para que no cojan polvo.

Las botellas también son un punto importante en el que debemos enfocarnos; la mayoría de nosotros usamos botellas de vidrio para rellenarlas de agua y usarla en lugar de beber agua del grifo o ir cargando con una garrafa ¿verdad? Sin embargo, a la hora de limpiarlas la mayoría de nosotros no sabemos muy bien que hacer, por lo que nos proponemos pasarle un estropajo por encima y llenarlas de espuma mientras las enjuagamos.

Pues bien, para poderlas limpiar adecuadamente y evitar la suciedad en algo tan básico como la botella de la que bebemos agua, los expertos de TECNOCEPILLO, SL aseguran que usar cepillos para interiores es el método más efectivo, así que ¡toma nota!

  • Limpia el suelo a diario.

Puede parecer una lata, pero el suelo es el lugar en el que más suciedad puede acumularse dentro de una cocina; ten en cuenta que todos entran ahí, con sus zapatos, y que además los alimentos o líquidos que se viertan o salpiquen van al mismo. Por ello, barre y limpia con desinfectante el suelo a diario para mantener la cocina limpia.

  • Pasa un trapo con desinfectante por las paredes cuando cocines.

La suciedad también puede acumularse en las paredes, sobre todo cerca de la vitrocerámica, del batidor o del robot de cocina si lo tienes. Acuérdate de desinfectar la pared también para disfrutar de una cocina limpia.

  • Limpia la nevera y asegúrate de que los alimentos están en fecha.

Recuerda que un adecuado almacenamiento de los alimentos es crucial para mantener asegurada la calidad de los mismos: guarda adecuadamente los alimentos en la nevera bien separados unos de otros (en fiambreras herméticas) durante el tiempo que aguante la comida (por ejemplo, si es carne, puede durar de 3 a 5 días). Asimismo, asegúrate de que la temperatura de la nevera es la idónea, y por supuesto, haz una limpieza de la nevera a fondo cada varios meses.

  • Siempre que cocines, ventila bien la cocina.

Esto mantendrá alejada la humedad, por lo que no habrá proliferación de hongos en nuestra cocina. Eso sí, acuérdate de cerrarla por la noche o cuando acabes de cocinar, ya que los insectos suelen entrar en este tipo de lugares en busca de comida ¡no les facilitemos la entrada! Si no, también puedes instalar una mosquitera, ya que son bastante útiles.

¡Ahora que ya has conocido las razones por las que deberías mantener tu cocina limpia espero que no la dejes para el final!

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CATEGORIAS

compartir

Más artículos que pueden gustarte

Estas son las razones por las que debes tener tu cocina limpia en todo momento.

Si, lo sabemos, quizá limpiar no sea algo que agrade a más de una persona por muchas razones: la falta de tiempo, la falta de ganas (la más común) el estrés tras encontrarnos un cúmulo impensable de artículos a limpiar ¡lo que sea! Y la buena noticia, es que realmente no es necesario limpiar a diario cada zona de nuestra casa (a no ser que seamos alérgicos, claro) Aun así por desgracia, en una cocina no podemos permitirnos el lujo de pensar así.