Agrupa

shutterstock_577210189(FILEminimizer)

La importancia del pan para la salud

No todos somos conscientes de la importancia que el pan tiene sobre nuestra salud. De hecho, pese a que cada vez surgen más y más tipos diferentes de pan, España está en la cola de Europa de consumo de este alimento tan necesario para nosotros. De hecho, los españoles preferimos la bollería, aunque sea más perjudicial para nosotros por la cantidad de grasas y azúcares que introduce en nuestro organismo. Este estudio, a pesar de que sea del 2020, te puede hacer tener una ligera idea de cuánta bollería puede llegar a consumir ahora cualquier persona en España (siempre sin generalizar, por supuesto).

 

El pan y sus propiedades

No creo que tenga que describir qué es el pan, ¿verdad? Creo que, a estas alturas, todos sabemos perfectamente lo que es.

Pero sí que es posible que no sepas los diferentes tipos de panes que existen hoy en día:

  • Según la harina que se use, puede ser:
    • Pan blanco, que es el que todos conocemos de serie. Usa harina refinada y es, en definitiva, el que más engorda. Por lo tanto, es el más dañino para la salud y el que peor nos puede sentar. A pesar de ello, parece ser el más consumido, seguramente, debido a que es el de menor precio.
    • Pan integral, otro gran conocido. La harina es integral, lo que hace que tenga más sabor, y que además sea mucho mejor a nivel nutricional porque se ha tratado de forma diferente. Engorda menos, contiene más fibra y nutrientes, en definitiva, es mucho más sano que el blanco, aunque un poco más caro.
    • Pan semi integral, que es una mezcla del blanco y del integral. Digamos que es lo que estaría a medio camino entre el blanco y el integral. Por lo tanto, contendría parte de las características de ambos, pero sin llegar a ser del todo sano, como el integral completo.
    • Pan con salvado, que es aquel pan que se etiqueta “integral” pero que NO es integral. Es una mezcla de harina refinada con parte de salvado. De hecho, si coges un pan y, al mirar en su etiqueta, ves “salvado de trigo”, te la están colando: no es integral, es con salvado. Así pues, asegúrate completamente de que el integral que compres sea 100% integral.
  • Según el cereal que se use, puede ser:
    • De trigo, que es el que más se consume. En consecuencia, suele hacerles daño a los celíacos, porque contiene gluten y debido, a que cada vez hay mayor número de personas que no toleran bien el gluten, debería de evitarse en lo posible. A pesar de ser muy necesario para nuestro cuerpo, puede producirnos en exceso daño en los intestinos. Esto es debido a que esta proteína es de lenta y difícil digestión en su paso por el intestino, eso hace que los ácidos del intestino tarden demasiado en digerirlo y acaben por irritar y dañar un poco el intestino, haciendo que alimentos que antes no nos producían daño alguno, empiecen a sentarnos mal.
    • De avena, otro gran conocido. Es más suave y dulce, y uno de los más demandados en la actualidad, debido a su gran aporte de nutrientes y de que es de los que mejor sientan. Es un pan que ayuda a reducir el colesterol, contiene un gran aporte de vitaminas del complejo B que son muy importantes para el organismo y también es una buena fuente de hierro, proteínas y calcio. Todo ello lo convierte en la mejor opción para los deportistas.
    • De cabaza, con una textura más rígida. Eso sí, tiene menos sabor. Pero te aportará de un increíble aporte de fibra, que lo hace ideal para las personas que sufren de estreñimiento. Es más saludable que el pan blanco, pero menos nutritivo que otros. Aunque es capaz de restaurar los electrolitos después del deporte, gracias a su gran contenido en betacarotenos. No contiene gluten, perfecto para los celiacos y los intolerantes. A pesar de todas sus ventajas, está totalmente desaconsejado para los que padecen de insuficiencia renal debido a su alta cantidad de potasio.
    • De centeno, de maíz, de soja, de arroz, multicereal, sin gluten…

Y es que existen una diversidad cada vez mayor de panes, cada uno con diferentes cualidades, que hacen que las personas tengan un gran número de posibilidades donde elegir.

 

Pero, ¿conoces su importancia?

No todos saben lo importante que es el pan (en su justa medida) para nuestra salud. Hoy, venimos a hablarte de las cualidades que tienen, en mayor o menor medida, prácticamente todos los tipos de pan.

  • Vitaminas. El pan nos aporta vitaminas del grupo B (tiamina o B1, riboflavina o B2, piridoxina o B6 y niacina), todas ellas imprescindibles para que nuestro cuerpo sea capaz de absorber y aprovechar a su favor, las proteínas y las grasas, entre otros. Por cierto, también tiene minerales, como el magnesio y el potasio. Solo por esto, ya te haces una idea de por qué es importante su consumo.
  • Protege nuestro corazón. Porque, si unes el pan con el ejercicio, el corazón está más protegido contra la obesidad, lo que puede llegar a provocarnos, incluso, cosas tan peligrosas como infartos.
  • Nutrientes, otro gran aliado para nosotros, olvidado. Porque el pan nos aporta hierro, proteínas, calcio, zinc, potasio y fibra. ¡Todos ellos importantísimos para nuestro organismo!
  • Energía extra, porque el pan nos aporta la energía suficiente como para poder funcionar unas cuantas horas a pleno rendimiento. Esto sucede porque contiene una buena cantidad de hidratos de carbono, que son la fuente principal de energía para nuestro organismo (como los frutos secos, por ejemplo).
  • ¿Recuerdas que tenía fibra? Bueno, pues, gracias a ella, tampoco vas a tener, entre tú y yo, tantos problemas para ir al baño. Porque la fibra ayuda a la digestión y a la evacuación de los deshechos que ya no necesita tu cuerpo, y no volverás a sufrir de estreñimiento por ello.
  • Incluso nos ayuda a combatir enfermedades crónicas… Porque, debido a sus ingredientes, nos ayuda a combatir contra enfermedades tales como la diabetes, enfermedades cardiovasculares, la obesidad…
  • Es saciante, por lo que, si vas a ponerte a dieta, es de los mejores aliados que podrás encontrar. Cuando una persona se pone a dieta, lo que peor lleva es PASAR HAMBRE. Por eso, alimentos altos en carbohidratos (como los frutos secos y sí, EL PAN), que tienen efecto saciante y van a ayudarte a que no pases tanta hambre, son un perfecto aliado para esas dietas. Así no pasarás tanta hambre, comerás sano y no te verás en la necesidad de tener que consumir más alimentos porque estás hambriento.
  • Es importantísimo para el desarrollo de los niños y adolescentes. Como padres (o amigos de personas con hijos) sabéis la enorme actividad física a la que someten los niños a diario. ¡No se están quietos! Saltan, brincan, corren, se tiran al suelo… no se quedan quietos ni un minuto, al menos si no tienen estímulos contraproducentes que los atonten (como las maquinas o la televisión). Así pues, debido a la enorme cantidad energética, de vitaminas, nutrientes y minerales que gastan, el pan es el mejor aliado en la alimentación de los niños y adolescentes, porque va a ayudarles a recuperar todo lo que han perdido durante el día.
  • Los celiacos tampoco tendrán ya problema para su consumo. Debido a su alergia al gluten, estas personas no podían consumir nada que llevase trigo. Pero ahora, debido al nacimiento de panes SIN gluten, eso se acabó para siempre. Los celiacos podrán volver a comer pan sin poner sus vidas en peligro, y podrán volver a alimentarse de esta enorme fuente de energía y vitaminas que es tan necesaria para nuestro organismo.

 

Elige pan tradicional frente al industrial

Ahora que ya sabes lo importante que es, es hora de elegir lo mejor para nosotros. Y lo mejor para nosotros no son esos panes “chicle” que no aportan nada, sino los panes que de verdad son panes. Elaborados con ingredientes naturales y sin químicos que nos perjudiquen a la larga o que directamente no nos aporten más que un estómago lleno y estén llenos de calorías vacías. Estos pueden llegar a darnos energía, pero apenas nutrientes, lo que acabará siendo malo para nuestros cuerpos. Todo ello podría favorecer la aparición de enfermedades en el futuro como la obesidad, la enfermedades cardiovasculares, la diabetes o incluso el cáncer. También al aportarnos energía pero no nutrientes provocará una mayor oxidación del organismo.

Sin embargo, a pesar de los avances en la industria, aún hay empresas como Rincón del Segura trabajan con toda clase de panes y harinas diferentes, ¡y las hacen a mano, en un proceso tradicional! Solo por eso, a diferencia de las maquinas industriales que hacen cientos de panes al día, se merecen una oportunidad y nuestra confianza: porque ponerte en manos de profesionales siempre será mejor para tu salud y la de los que te importan.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

CATEGORIAS

compartir

Más artículos que pueden gustarte